Respuestas

2012-11-15T02:28:15+01:00

Adam Smith, escocés nacido en 1723 y profesor de lógica y moral de la Universidad de Glasgow, estudió el funcionamiento del mercado y la división del trabajo. Smith se trasladó a París para entrevistarse con algunos de los filósofos mencionados antes, que estaban transformando el pensamiento político francés, y allí entró en resonancia con las ideas de Francois Quesnay, quien se oponía a la reglamentación de tarifas y, en general, a la intervención del gobierno en el comercio internacional. El pensamiento de Smith se ajustaba a la noción de los enciclopedistas franceses de la existencia de un orden social inmanente y justo.

Smith creía que si el gobierno no intervenía en el mercado, la búsqueda individual de los propios fines económicos beneficiaría al conjunto de la sociedad, como si existiera una mano invisible. Claro está que el asunto no siempre funciona de tal manera, en particular si tenemos en cuenta la suciedad y pobreza producidas por la Revolución Industrial.

Sin embargo, y a largo plazo, las ideas de Smith sobre la libertad económica, formuladas en su libro de 1776 titulado Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones, tuvieron enorme influjo en el desarrollo de la moderna teoría económica y continúan vigentes hoy. Las ideas de Smith propugnaban por un capitalismo de libre mercado, aunque su autor nunca usó esta expresión. Otro economista clásico (la economía, como disciplina de estudio, fue establecida por Smith), que consideraba opresores a los capitalistas, es decir, a los dueños de los medios de producción, acuñó el término capitalismo.

Con una frase que se ha hecho famosa, Smith decía que la combinación del interés personal, la propiedad y la competencia entre vendedores en el mercado llevaría a los productores, "gracias a una mano invisible", a alcanzar un objetivo que no habían buscado de manera consciente: el bienestar de la sociedad.

Su Ideología: Para el autor escocés, el egoísmo es una característica psicológica del ser humano que tiene que ser contemplada desde una óptica positiva. Merced a su egoísmo y al incesante afán de mejorar su situación económica y social, los hombres tienden a maximizar su bienestar. Pero, al tiempo que acrecientan con el esfuerzo y el trabajo su riqueza personal, contribuyen al aumento de la riqueza del país.

El egoísmo es así elevado a la categoría de virtud. La sociedad y el estado deben liberar las iniciativas individuales para que, sin trabas ni reglamentaciones y gracias a la suma de las energías y los afanes de los hombres, pueda prosperar el bienestar general y la riqueza de las naciones; todo ello regulado por las leyes naturales de la vida económica basadas en los principios del libre mercado y de la beneficiosa competencia.

El análisis de los mecanismos que regulan la actividad económica en todas sus facetas está contenido en su obra Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones, que representa un grandioso esfuerzo por estudiar en un solo texto todas las cuestiones que abarcan los modernos tratados de economía política y que, aún hoy en día, constituye un hito en la historia de las doctrinas económicas.

A. Smith considera el trabajo como la verdadera fuente de riqueza, ya que, sin la intervención de la actividad humana, las fuerzas naturales no proporcionarían al hombre los elementos para la satisfacción de las necesidades. La totalidad del trabajo de una nación es lo que crea todos los bienes y servicios útiles.

El principio de la división del trabajo facilitado por los adelantos técnicos permite, según el autor escocés, considerables beneficios económicos al multiplicar la productividad de los operarios y economizar el tiempo empleado en la fabricación de un producto. Asimismo provoca la interdependencia entre los factores económicos y favorece, a través del intercambio, la cooperación productiva de todos ellos.

Valor de uso y valor de cambio
El trabajo empleado para producir un bien determina su valor. Distingue A. Smith entre valor de uso y valor de cambio. Entiende por valor de uso la utilidad que reporta al individuo un artículo determinado en orden a la satisfacción de sus necesidades; mientras que el valor de cambio de una mercancía es el significado que poseen los bienes desde el punto de vista del cambio. Dicho en otras palabras: el valor de cambio de una mercancía equivale a la cantidad de trabajo que se puede cambiar por ella.

El mismo Smith proporciona un ejemplo esclarecedor: «Nada hay en el mundo tan útil como el agua; sin embargo, con el agua podemos adquirir muy pocas cosas; nadie nos dará por ella ni una pequeñísima parte de un bien que escasea. Por el contrario, si tenemos un brillante, objeto que escasea y no tiene ningún valor de uso, nos será fácil encontrar quien nos ofrezca gran cantidad de otros bienes a cambio de él .» «El valor de cualquier mercancía es igual a la cantidad de trabajo que se puede adquirir a cambio de ella. El trabajo es, por tanto, la medida del valor de cambio de todas las mercancías.»

Abordó también el tema de los salarios, que vendrán fijados por contrato entre patronos y obreros, según la ley de la oferta y la demanda; éste es el salario corriente o de mercado que tenderá a equipararse con el salario natural que corresponde al coste de producción del trabajo obrero, es decir al mantenimiento del obrero y su familia a nivel de subsistencia. Ello será así porque, generalmente, la oferta de mano de obra es superior a la demanda de puestos de trabajo.