Respuestas

2012-10-29T02:11:15+01:00

La medicina antes de la llegada de
los españoles y su persistencia
La medicina aborigen contiene tanto elementos
mágico-religiosos como empíricos. Para los mapuches, las enfermedades son el resultado de la acción de terceros -que se valen de diversas prácticas
para causar daño a personas con quienes mantienen
relaciones conflictivas- o la influencia de espíritus
(representantes de las fuerzas de la naturaleza) u
otro impulso misterioso desconocido y temido por
sus efectos sobre la salud y la génesis de enfermedades (Citarella L., 1995).
El agente médico mapuche, por excelencia, es la
Machi (rol que ocasionalmente ha sido asumido
también por el género masculino) que realiza prácticas mágico-religiosas (especialmente a través del
rito del machitún), y que cuenta con amplios conocimientos herbolarios, efectividad terapéutica tempranamente reconocida por cronistas españoles.
Estos dieron cuenta con admiración de alrededor de
200 hierbas, arbustos y árboles utilizados con fines
medicinales en tiempos de la Colonia, algunos de
los cuales fueron adoptados por los conquistadores
y utilizados hasta hoy (Medina E., 2008).
Esta medicina lejos de ser un antecedente histórico
anecdótico, se ha constituido en un procedimiento
presente en el sistema sanitario del país y en convivencia con la medicina occidental (u alopática)
imperante, por lo que ha de ser considerado al momento de establecer directrices sanitarias poblacionales.
Medicina y salud en los tiempos
coloniales
Durante la conquista de América, la salud y la enfermedad se hallaban inmersas en los soportes
conceptuales de la medicina europea medieval, con
toda su carga de superstición e influencia religiosa,
lo que hacía prácticamente imposible hacer frente
de manera efectiva a los distintos y complejos escenarios sanitarios a los que se vieron enfrentados
los conquistadores. Por otra parte, la población indígena, en su condición de novel ante las enfermedades transmitidas desde el Viejo Mundo, sucumbió trágicamente con también escasa capacidad de
respuesta.
Ya en tiempos coloniales, la persistencia sostenida de estos cuadros causó grandes estragos en los
campos y ciudades del país, dificultando enormemente el desarrollo y expansión poblacional. Sobre las epidemias, el historiador Benjamín Vicuña
Mackenna señalaba: “…tal fue la horrorosa peste de
1793, de cuyos estragos, que llegaron a tal punto ESTRATEGIA NACIONAL DE SALUD 2011 - 2020 11
de no encontrarse acarreadores para los muertos,
ni brazos para sepultureros, oímos hablar más de
una vez a los ancianos de nuestra niñez…” (Vicuña
Mackenna B., 1974).
Frente a esta dramática realidad, las prácticas
médicas coloniales poco podían hacer. La escasa
formación de los profesionales de la salud originó
una medicina que no obtenía buenos resultados.
Por otra parte, diversos sanadores y curanderos
(oficios herederos de una suerte de sincretismo
entre las medicinas medievales europeas e indí-
genas) administraban remedios y terapias sin una
formación adecuada, lo que contribuía aún más al
desprestigio y desconfianza del pueblo ante el sistema sanitario.
De acuerdo a las leyes hispanas, la planificación y
organización del sistema sanitario estaban radicadas en el Tribunal de Protomedicato, orientado
esencialmente a la acreditación y fiscalización de
los médicos y boticarios, aún cuando su dirección
estaba en manos de legos y su eficacia distaba mucho de la de un órgano rector y regulador formal.