Respuestas

2012-10-28T20:15:25+01:00

En la descripción del sistema verbal español, Bello, percibe, además de las formas que
guardan una relación simple y directa con el acto de la palabra, otras que se miden en relación
con esas formas y por tanto tienen una relación indirecta con dicho acto. Es en este sentido que
podemos hablar de relaciones dobles y triples en el sistema verbal español.
Una de las consistencias teóricas que tiente la descripción de este gramático está en el
hecho de que la sistematicidad con que se dan estas relaciones guarda estrecha relación con la
nomenclatura usada por el autor. Los prefijos que dan cuenta de dichas relaciones son co- para
la coexistencia, ante- para la anterioridad y pos- para la posterioridad.
Como se verá, las formas de anterioridad presentan un alto grado de sistematicidad en la
medida de que para cada forma simple del sistema hay una compuesta con la perífrasis formada
por el verbo haber + infinitivo. Esto es lo que la tradición compuesta conoce como las formas
compuestas del Modo Indicativo.
El Esbozo de una nueva gramática de la lengua española considera estas formas en la
morfología y no en la sintaxis y esto por las razones que se pasan a detallar.
Si bien dichas formas constituyen perífrasis verbales, el auxiliar haber, ha perdido su
significación original y se ha lexicalizado perdiendo la autonomía que tenía en otros estadios
de la evolución de la lengua española.
Si se observa con atención, las formas de dicho verbo no aparecen en de manera
independiente ya que se han especializado para la mencionada perífrasis. En segundo lugar,
la única forma que encontramos del verbo haber es el impersonal hay que tiene una
terminación especial (la y que no aparece en ninguna otra forma del paradigma) que se
considera justamente como marca de impersonalidad y que los gramáticos interpretan como
3ª persona del singular. Si bien, en algunas variedades del español encontramos las formas
2
hubieron, habemos, estas formas se consideran estigmatizadas, por lo menos para la
gramática normativa, y están codificadas como ocurrencias “erróneas” a la hora de enseñar
la lengua estándar.
Por otro lado, en dichas perífrasis, el participio pasivo se ha inmovilizado en masculino
singular y ha perdido las flexiones que lo emparentan con el adjetivo y que reaparecen en otras
perífrasis aunque de carácter aspectual y no temporal: he leído un libro, he leído muchos libros,
he leído una novela, he leído varias novelas (estas vacaciones de julio) frente a tengo leído un
libro, tengo leídos muchos libros, tengo leída una novela, tengo leídas varias novelas (estas
vacaciones de julio).
Son estas circunstancias las que considera el Esbozo cuando trata estas perífrasis como
pertenecientes a la morfología y no a la sintaxis.