Respuestas

2012-10-22T19:54:31+02:00

OMBUSTIBLES DERIVADOS DEL CARBONO.

El carbón y los compuestos de carbono reaccionan con el oxígeno desprendiendo gran cantidad de energía calorífica. Por esta razón se utilizan como combustibles. La reacción del carbón y los compuestos de carbono con el oxígeno se llama reacción de combustión (desprendimiento de energía). Para que se produzca la reacción de combustión es necesario iniciarla con una llama o chispa, con el fin de que se rompan los enlaces entre los primeros átomos y puedan reaccionar.

EL HIDROGENO COMO COMBUSTIBLE

Históricamente y desde hace mas de 200 años, el manejo por parte del hombre de las diferentes combustibles para obtener   energía como el carbón, luego el petróleo y ahora el gas natural han brindado junto a la tecnología de conversión del calor en trabajo mecánico   y electricidad, aquellas otras tecnologías que facilitan y   permiten acceder a superiores servicios en bienestar y confort para la sociedad y continuo progreso de esta. El cambio climático provocado por la quema de los combustibles sólidos y la seguridad energética son dos razones que impulsan a las investigaciones del uso del Nitrógeno como combustible.
El hidrógeno es el elemento más simple, común y   abundante del Universo, representa, en peso, el 92% de la materia conocida y será la energía del siglo XXI. Otra razón es el reciente desarrollo en los últimos años de las pilas de combustible, que utilizan el hidrógeno para generar electricidad y únicamente producen como subproducto vapor de agua. Esta nueva tecnología está siendo impulsada, fundamentalmente, por la industria automovilística ya que puede llegar a ser la fuente de energía ecológica para los vehículos del futuro.
La fuente más común de hidrógeno es el agua. Se obtiene por la descomposición química del agua en oxígeno e hidrógeno partir de la acción de una corriente eléctrica (electrólisis) generada por fuentes de energía renovable (solar fotovoltaica, eólica, etc.).

2012-10-22T23:43:32+02:00

En general, la función de onda para un sistema puede construirse combinando otras funciones. La función de onda del estado fundamental es la que minimiza la energía del sistema. Para el caso del carbono, los cálculos demuestran que una función orbital de enlace formada por combinación lineal de las orbitales s y p en una cierta proporción de coeficientes numéricos, tiene una fuerza de enlace mayor que la de las orbitales s y p puras. La densidad electrónica de esta nueva función orbital está fundamentalmente concentrada en la dirección de los enlaces, por lo tanto la superposición con la orbital de otro átomo sería alta y formaría un enlace fuerte. Esta combinación lineal de funciones orbitales de un mismo átomo es la que se conoce como hibridación.

Estos mismos principios pueden aplicarse para explicar el enlace en los compuestos de coordinación. La principal característica en este caso es que las orbitales híbridas tienen gran contribución de orbitales d. En general, para átomos del tercer período en adelante, la diferencia de energía entre las orbitales s, p y d es lo suficientemente pequeña, de modo que estos tres tipos de funciones toman parte en la formación de los enlaces. Aún en compuestos que no son de coordinación, tales como PF5, PF3Cl2, PCl5, SF6, se pueden utilizar una o dos orbitales d en la formación de los enlaces.

Sin embargo, en los complejos de los metales de transición, las orbitales d que normalmente intervienen en la formación de los enlaces son aquellas que tienen el número cuántico principal una unidad menor que el de la capa de valencia, debido a que las orbitales d internas tienen aproximadamente la misma energía que las orbitales s y p de la capa de valencia.