Respuestas

2012-10-19T02:46:19+02:00

Existe hoy en Colombia una fuerte sensación de optimismo. Después de importantes mejoras en seguridad durante la última década, el Presidente Juan Santos aceptó el deseo público de progreso social, que durante la presidencia de Álvaro Uribe estuvo en segundo plano y dio a conocer un paquete de reformas económicas y sociales. La reducción de la pobreza es una prioridad en su agenda y la restitución de tierras a quienes fueron forzados a abandonarlas por parte de los grupos armados, se ha convertido en un tema emblemático. Su plan es reubicar a unas 160.000 familias, de los más de dos millones de desplazados, durante los próximos dos años.

Incluso se está hablando de una reforma agraria en Bogotá, no de una simple restitución de tierras. El Presidente Santos ha sacudido el Ministerio de Agricultura, un obstáculo histórico para las reformas agrarias significativas y una institución que ha privilegiado a los grandes terratenientes a expensas de los pequeños agricultores, actuando así como un impedimento crítico para que los esfuerzos por proporcionar medios de vida alternativos a los productores de coca de Colombia resulten más efectivos. El gobierno de Santos también ha reconocido la necesidad de aumentar la capacidad fiscal del estado: al igual que muchos países latinoamericanos, los impuestos sobre las tierras y la riqueza son muy bajos, los pobres frecuentemente trabajan en economías ilegales o informales y por ende, la clase media soporta gran parte de la carga impositiva. Semejante política impositiva ha hecho muy poco para generar nuevos puestos de trabajo aún en tiempos de crecimiento económico nacional