Respuestas

¡La mejor respuesta!
2012-10-14T03:04:37+02:00

La biografía política de Franco da mucho más de sí. Siguiendo el punto de vista del profesor Tusell, el tratamiento de este tema nos podrá servir para aclarar la propia naturaleza del Régimen Franquista. Cuando se trata de definir un sistema político acotándolo al marco de unos conceptos claros uno de los procedimientos a emplear es el análisis del estilo de gobierno de aquella figura que desempeña el papel decisivo: su forma de ver su propio régimen, de justificar su poder, de encontrar elementos que sustente su obra política, etc... Cuando el sistema político es una dictadura este procedimiento cobra una importancia meridianamente más clara.


Franco llega al inicio de la República (1931) como un general monárquico convencido y de pensamiento político conservador. Tanto Fusi como Preston coinciden en que Franco nunca se identificaría con el régimen republicano si bien lo acataría. Franco no era simpatizante del nuevo sistema si bien en 1931 se somete al nuevo régimen para mantenerse fiel a la Patria. Franco se somete al nuevo sistema si bien su lealtad siempre fue para la Monarquía. Pero el general Franco no era un enemigo declarado de la República desde un comienzo y tampoco luchó desde un principio para derrocarla.


Podemos hablar de un primer período republicano, de 1931 a 1933, en el que el Régimen de la II República y Franco tuvieron una relación de mutuo y respetuoso recelo. Franco jamás se identificaría con la República pero acataría la fórmula estatal. Por su parte el Régimen Republicano lo consideraría desafecto si bien lo respetó. Franco no se rebela contra la República hasta 1936 si bien el propio Azaña lo consideró peligroso ya desde 1932. Igualmente Azaña, en conciencia, actuaba con Franco con respeto a su rango, pero Franco percibió que estaba siendo relegado; de hecho, cuando en junio de 1931 se cierra la Academia General de Zaragoza, Franco lo interpreta como un ataque al Ejército y a su persona, y declara su velada enemistad. Según Preston, lo que Azaña hacía era un paso más en su plan de modernización del Ejército y había de comenzar por aquella institución.

Lo que está bien claro es que Franco se manejó con habilidad en el terreno pantanoso de las relaciones con la II República. Encontró la fórmula compatible con el mantenimiento de sus aspiraciones en el Régimen Republicano a la vez que mantenía su cercanía a la monarquía; la clave estaba en esa fidelidad a la Patria por encima del Régimen en que se manejase.

Pero Franco no podía adherirse a la II República. La dinámica de ésta cada vez le parecería menos acorde con lo que él esperaba para España. Y la relación de tensión soterrada entre el general y el Régimen Republicano acabaría dando lugar a una ruptura. ¿Por qué esta lejanía? El profesor Fusi recoge en su biografía política del general unas razones acertadas que a continuación paso a sintetizar:

a) Franco considera que la Corona era el baluarte en el que descansaba con seguridad el ideal de la Patria. El propio Fusi recoge el testimonio del general Franco en una entrevista que concedió al periódico ABC.

b) Para Franco el Régimen de la República no era más que la forma más radical en la que se plasma el liberalismo parlamentario, la causa de todos los males de España. En 1934 Franco dirige la represión de la revolución que había estallado en Asturias; no fue una defensa de la República, de hecho Franco nunca lo sintió así, sino que fue la extinción del fuego comunista en España.

c) Franco verá que la República es el régimen que abre la puerta al Comunismo. Desde 1927 sabemos que venía estando suscrito a la Entente Internationale Anticommuniste. Las teorías leídas en los pasquines de la organización parecían hacerse verdad cuando en 1936 gana las elecciones el Frente Popular, coalición donde entraba el PCE. Franco se preocupó por la conexión de todo esto con la URSS y el marxismo y su voluntad de expandir la Revolución.

Como se puede observar esta concepción de Franco, estas razones, se mantendrá en todo el tiempo que dure la República. Pero la llegada al poder tras las elecciones de 1933 de las derechas (dando lugar a un segundo período republicano: el llamado bienio negro o radical-cedista) hace que su situación de postración termine. El gobierno radical-cedista lo tuvo en consideración, teniéndolo como asesor militar, nombrándolo Jefe del Estado Mayor. Desde 1934 Franco era ya, por trayectoria, por prestigio, el general favorito de la derecha española (y más desde la intervención en Oviedo). Y Franco, beneficiario de la polarización de la política, se dejaba querer por esa derecha española. Una derecha que veía en la República al régimen que estaba acabando con su posición y privilegios. No era la primera vez que surgían alianzas con el ejército para llevar a cabo conspiraciones, como la de Sanjurjo en1932. Franco por su parte veía como la conciencia nacional y la Patria estaban siendo puestas en peligro. Intereses de las derechas y el bien de la Patria estaban muy ligados.