tengo q sacr el objeto directo de una oración y no se como, y tambien el circunstancial ,,, de la oración Desgraciadamente esta historia nunca fue traducida a otros idiomas. 2 La firmaza de voluntad q conduce al exito. 3 La elevada filosofia q contiene el humorismo. 4 La pequeña historieta una verdadera obra clasica. 5 Hace casi 20 años aparecio un librito en ingles.... AYUDA PORFA me urge porfa es para mañana siiiiii

1

Respuestas

2012-10-10T14:41:21+02:00

Hosanna! 
Había pasado tanto tiempo desde la última vez que tuvo que acudir al hospital que nada guardaba ya en su memoria. Cuando Pedro le pasó aquel aviso, tuvo que esforzarse en recordar que, en aquella ocasión, estaba bastante delicado y lo incluyeron en una lista de espera para realizarle un estudio radiológico completo. Pensó que no acudiría. No lo necesitaba. Desde aquel buen día en que, sin saber cómo, desaparecieron todos sus dolores, se encontraba de maravilla y no había vuelto a sentir molestias de ningún tipo. Sin embargo, su jefe, que como cualquier jefe llevaba siempre la razón, no opinaba lo mismo y logró convencerlo de que acudiera a la cita, como lo solían hacer la mayoría de los mortales que estaban en parecida situación. “Nunca está de más”- le dijo. Y allí se encontraba, rodeado de numerosas y extrañas máquinas que desconocía y esperando, religiosamente, su turno. No tardó en aparecer un grupo de médicos que, tras saludarlo con cortesía, comenzaron a realizarle diversas pruebas radiológicas de las que al instante iban obteniendo los resultados. -¡Cómo progresa la medicina!- Pensó. Se encontraba tranquilo, pero comenzó a inquietarse de inmediato al percibir el desconcierto reinante y observar en las caras de los especialistas gestos de sorpresa y pánico. Inmediatamente comenzó a especular sobre el hecho de que le hubiesen encontrado algo grave o extraño. No le llegaba la ropa al cuerpo, pero su inquietud no duró mucho… El doctor Pedesterra, que era el jefe del equipo médico, se dirigía hacia él. Cuando estuvo a su lado pudo comprobar la palidez de su rostro y su mirada nerviosa, y escuchar su voz amedrentada, mientras le anunciaba: “Los resultados de las pruebas… son concluyentes… y…y… no dejan ningún lugar a duda…; a ninguna duda…Usted, usted… ¡no tiene cuerpo!” Pedro y El Jefe, desde las alturas, reían a carcajadas.