Respuestas

2012-10-09T00:22:07+02:00

ran las 3 y media de la mañana del 27 de febrero de 2010. A esa altura mi hijo y mi mujer dormían plácidamente y debo decir que yo también. De pronto, un fuerte ruido subterráneo nos despertó y mi mujer me apretó la mano. Yo la tranquilicé como siempre hago, porque ella tiene la costumbre de salir corriendo al menor indicio de temblor, como si en la calle no estuviera temblando. Pero el temblor empezó, siguió y lejos de pasar fue subiendo en intensidad. Ella tomó a nuestro hijito envolviéndolo con una manta y corrió a la calle.