Respuestas

2012-10-01T23:47:44+02:00

“El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en la que ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero, ha adquirido señalada importancia la exportación de capitales, ha empezado el reparto del mundo por los trusts internacionales y ha terminado el reparto de toda la Tierra entre los países capitalistas más importantes”. Entonces examinábamos las implicaciones del análisis que comporta la fase imperialista y las consecuencias estratégicas, políticas e ideológicas. Ahora, en esta segunda parte, se tratará de exponer las aplicaciones que esta teoría conoce en vida de Lenin, en cuanto teoría abierta a posteriores desarrollos, estrechamente ligada al restablecimiento del internacionalismo proletario, a la Revolución de Octubre y a la perspectiva de revolución mundial, plasmada en la creación de la III Internacional.

La necesidad de organizar una nueva internacional fue planteada por Lenin en 1914, inmediatamente después de la capitulación de los principales partidos de la Segunda Internacional Socialista en la Primera Guerra Mundial (1914-1918). El internacionalismo proletario fue duramente puesto a prueba en esa coyuntura, por cuanto en lugar de la lealtad a la clase revolucionaria, se impuso la “defensa de la patria” y la “unión sagrada” de las organizaciones socialdemócratas con la burguesía y el Estado imperialista de cada país beligerante. El Partido Bolchevique de Rusia, con Lenin a la cabeza es el único partido que mantiene en alto la bandera de la revolución y el que se encontrará por tanto en mejores condiciones para aprovechar la coyuntura revolucionaria derivada de la gran guerra imperialista. Al año siguiente de editarse el El imperialismo...(1916), con el que se trata de actualizar las contradicciones del capitalismo y combatir las ideas erróneas vertidas en nombre del marxismo, caso del “centrista” Kautsky, la teoría del imperialismo de Lenin será confirmada ejemplarmente por la Revolución de Octubre (1917). Dos meses antes Lenin saca a la luz el libro El Estado y la Revolución, destinado a defender la teoría marxista del Estado, y fijar la atención en las modificaciones  del Estado bajo la fase imperialista. “El problema del Estado -dirá Lenin en el Prefacio- adquiere en la actualidad una importancia singular tanto en el aspecto teórico como en el político y práctico. La guerra imperialista  ha acelerado y enconado extraordinariamente el proceso de transformación del capitalismo monopolista en capitalismo monopolista de Estado”.