Respuestas

2012-09-24T02:00:06+02:00

"Tres, dos, uno…. ¡Lanzamiento! La misión Mars Science Laboratory ya está rumbo a Marte!”. Esa es la frase del momento más deseados por un pequeño grupo de investigadores de los departamentos de Física y Geología de la Universidad de Alcalá. La razón es que forman parte del equipo científico de la misión que la agencia NASA enviará al planeta vecino el próximo día 25 de noviembre desde la plataforma de lanzamiento del Kennedy Space Center en Cabo Cañaveral (Florida, EE UU).

El lanzamiento de la misión, tras dos años de retraso por cuestiones económicas en la NASA, cierra un largo periodo de preparación, pruebas y ensayos de instrumentos, experimentos científicos y de entrenamiento para el análisis de los datos. Los investigadores de este equipo, liderados por el profesor Miguel Ramos, participan en la misión a través del instrumento denominado Rover Environmental Monitoring Station (REMS). Se trata de una completa estación meteorológica incorporada en el rover o vehículo Curiosity, que constituye la misión Mars Science Laboratory (MSL) de la agencia espacial estadounidense.

El instrumento REMS ha sido desarrollado por el Centro de Astrobiología (CSIC-INTA) y es sólo uno de los muchos instrumentos ensamblados en Curiosity, un vehículo que recorrerá en los próximos años muchos kilómetros por la superficie de Marte. Allí llegará en el verano de 2012. REMS será la estación meteorológica más completa que se ha posado sobre la superficie de Marte desde que lo hiciera por primera vez la misión Viking a finales de los años 70 del pasado siglo XX.

Este instrumento dispone de multitud de sensores para medir la temperatura y la humedad ambiente, la velocidad del viento, la radiación solar que llega a la superficie (incluyendo radiación ultravioleta), o la temperatura del suelo, entre otros. Con ello, no sólo se pretende conocer de forma precisa las condiciones ambientales en la zona de amartizaje de la misión -el cráter Gusev-, sino también conocer las propiedades de los materiales de la superficie. Uno de los objetivos científicos a desarrollar por el equipo de la Universidad de Alcalá es establecer la posible existencia de suelos congelados en los lugares por donde pase elrover.

2012-09-24T02:46:11+02:00
Una botella con menos plástico y más fácil de reciclar  

Innovar a nivel medioambiental no se basa únicamente en construir los molinos eólicos más grandes, fabricar las casas más sostenibles o desarrollar un avión solar que dé la vuelta al mundoi. En las pequeñas cosas el medio ambiente también se resiente. En Evian acaban de crear una nueva botella más fácil de compactar, que

utiliza menos plástico en su fabricación y reducirá su huella de carbono en más de un 30 por ciento.
Para conseguir reducir su impacto ambiental la marca de agua mineral Evian ha decidido mejorar sus envases. En primer lugar han conseguido reducir la cantidad de material utilizado en su fabricación en un 11 por ciento, lo que se traduce igualmente en una reducción del peso del envase (de 32 gramos a 28,6 gramos). Esta disminución mejora igualmente el compactado de la botella, incitando a su reciclaje al reducir el volumen de los envases.Además, la marca francesa ha decidido aumentar la cantidad de plástico reciclado (rPET) utilizado en la fabricación de la botella. Exactamente la compañía tiene pensado aumentar hasta un 50 por ciento más, el doble que en el modelo anterior, antes de finales de año.Todas estas mejoras suponen una reducción total de la huella de carbono de un 32 por ciento.
Una silla fabricada con 111 botellas