Respuestas

2012-09-17T18:21:18+02:00

Llamémosla Magda. Es un nombre ficticio, pero su historia es real. Nació en Lesotho hace 35 años. Su vida es un ejemplo de violencia física, sexual y psicológica contra la mujer. La abuela de Magda fue adoptada por unos campesinos pobres y emigró con ellos desde el Estado Libre de Orange, que en aquella época era el núcleo de la ideología del apartheid. La pobreza extrema la obligó a regresar a Sudáfrica para trabajar, dejando a sus hijos atrás, con sus abuelos. La madre de Magda solo tenía 15 años cuando nació su hija. Tras ser abandonada por un marido violento, siguió los pasos de su madre y cruzó la frontera en busca de trabajo. Magda quedó al cuidado de su abuela y su tío que, al ser el hombre de más edad de la casa, era considerado el cabeza de familia.

A Magda le gustaba la escuela, pero a menudo faltaba a clase debido a obligaciones domésticas como recoger leña o limpiar la casa. Su tío se embriagaba a menudo y abusó sexualmente de ella cuando tenía 7 años. Durante los ocho años siguientes, Magda se vio sometida con regularidad a relaciones sexuales forzadas. Pronto comprendió que no recibiría apoyo de su abuela que, cuando se enteró de lo que ocurría, le dijo que no podía oponerse a la autoridad de su hijo.

Un día, la madre de Magda regresó y, al descubrir la situación, se llevó a la muchacha a la provincia de Natal, donde se había establecido después de un nuevo matrimonio. Sin embargo, haciendo alusión a que era su hija quien trataba de seducir a los hombres, la advirtió de que la mataría si se acostaba con su nuevo marido. Con todo, no transcurrió mucho tiempo antes de que el padrastro de Magda abusase de ella cuando la madre se ausentaba. Eran años de inestabilidad política en el país y se vivían los últimos momentos del apartheid. El padrastro de Magda participaba en las actividades de la guerrilla y la adolescente le temía. La madre de Magda nunca intervino, pese a que posiblemente sabía lo que estaba sucediendo. Al cabo de tres años, finalmente Magda huyó a Johannesburgo. Tenía 18 años...

entra a:https://www.un.org/wcm/content/site/chronicle/lang/es/home/archive/issues2010/empoweringwomen/storyofviolence