Respuestas

2012-09-09T20:53:15+02:00
 

        

Pacto Mortal 1  

 

    Este guion ha sido escrito por Fabián Choque y Zulma Arellano Rojas, es la primera obra de teatro de terror que se publica en el sitio y les agradecemos mucho a los dos que la hayan compartido con nosotros. Si te gusta la obra y la vas a representar por favor recuerda tomar fotos o video y enviárnoslo para que lo pongamos en nuestra página de facebook y todos lo puedan ver, nos haría muy felices.   Título: Pacto Mortal  Autores: Fabián Choque y Zulma Arellano Rojas   Personajes: Ernesto Mendieta  La Muerte   Escena I  (Entra Ernesto a su sala algo preocupado y con un papel en las manos. Se sienta y ve)   Ernesto: ¡No puede ser! ¡Me moriré en seis meses! ¡Tengo los días contados! (Se encuentra con una expresión de angustia y desesperación) Necesito vivir más, tengo tanto dinero que seis meses es un tiempo muy corto para gastarlo (Se pone de pie y camina de una lado a otro; tira un vaso al suelo de la desesperación y se coge la cabeza) Yo no voy a morir, no, yo tengo muchas cosas que hacer en ese mundo (Se sienta en el sofá y pone una mirada de loco. Luego, mira al público y dice) Daría hasta mi alma con tal de vivir un poco más, ¡¡¡Hasta mi alma!!!   (En eso, un cierto escalofrío comienza a sentirse en la casa y detrás de él, aparece una figura algo extraña; con un hábito negro parecido al de un monje, con una capucha encima de la cabeza que le impedía ver su rostro y en la mano derecha, lleva un pergamino enrollado, es la muerte quién al escuchar su ruego, no dudó en hacer acto de presencia y con una voz tétrica, lo llama)   La Muerte: ¡Ernesto Mendieta! Él joven voltea rápidamente y asustado, se aleja de él)  Ernesto: ¿¡Pero, quién eres tú!?  La Muerte: Soy la muerte, y he venido a concederte lo que me pides.  Ernesto: ¿¡De verdad!?  La Muerte: Por supuesto (Le muestra el pergamino) Solamente tienes que firmar este contrato, y vivirás más que solo seis meses.  Ernesto: ¿No me estás engañando?  La Muerte: La Muerte jamás engaña; cuando ella dice que llegó la hora de morir, la hora de morir llega (Ernesto lo mira algo preocupado y muy lentamente, comienza a estirar su mano pero con algo de duda hasta que finalmente, lo toma. Comienza a leerlo y al estar de acuerdo con las condiciones, firma).  Ernesto: Aquí tienes, Muerte.  La Muerte: Entonces, el trato está hecho. Permiso, me retiro (Va caminando de espaldas y mientras lo hace, le sigue hablando) Nos veremos… Ernesto Mendieta   (La Muerte desaparece y Ernesto se pone a pensar en lo que hizo y si fue correcto pero también comprendía que ya no podía dar marcha atrás, ya el pacto, estaba hecho)   Escena II  (Ernesto llega a su casa totalmente ebrio. En eso, se cae al suelo y comienza a reírse)   Ernesto: Jajaja… ¡Ya ni puedo quedarme de pie! ¡Esto es el colmo! Jajaja…   (Mientras se carcajeaba, nuevamente una figura de negro apareció ante él, era otra vez la muerte quién vino a darle un aviso)   La Muerte: ¡Ernesto Mendieta! (Ernesto lo mira pero debido al estado en el que se encuentra, no lo reconoce).  Ernesto: ¿¡Pero quién eres tú!? (Lo señala con el dedo y sonríe burlonamente) Ah ya sé quién eres, tú eres “Chicho” mi primo ¿Pero qué haces con eso encima? ¿Vas a actuar en algún teatro o qué? (La Muerte extiende su mano y le quita la embriaguez) ¿¡Pero, qué pasó!?  La Muerte: Llegó la hora de llevarme tu alma al abismo.  Ernesto: ¿¡Qué!? ¡Pero si solo han pasado seis meses, nada más!  La Muerte: Permíteme corregirte. Han pasado seis meses y un día (Ernesto lo mira sorprendido con lo que dijo)  Ernesto: ¿¡Seis meses y un día!? ¡Pero eso no es justo! ¡Me engañaste!  La Muerte: Yo no te engañé (Se va acercando a él) El contrato que firmaste decía que vivirías más de los seis meses, viviste seis meses y un día, trato cumplido.  Ernesto: ¿¡Solo por un día más!? (Retrocede un poco) ¡Esto no puede ser!  La Muerte: Y llegó el momento que tú cumplas con el tuyo, nos vamos inmediatamente.  Ernesto: (Comienza a desesperarse y se arrodilla ante La Muerte) ¡Por favor, piedad! ¡Piedad!(La Muerte levanta extiende su mano derecha y Ernesto, de la desesperación, comienza a correr pero a unos pasos, algo lo deja inmóvil, como petrificado) No me hagas esto, por favor dame unos meses más, por el amor de Dios (La Muerte se acerca a él y tocándolo en la cabeza, lo tira al suelo)  La Muerte: ¡Ernesto Mendieta, levántate! (Ernesto se levanta y sorprendido, se revisa todo el cuerpo tocándoselo pero no encuentra nada anormal)  Ernesto: ¿¡Qué me hiciste!? (Con su dedo, La Muerte le señala el piso. Ernesto, asustado, voltea muy lentamente y ve su cuerpo que aún está tirado) ¡No, no! ¡No puede ser! ¡Esto es… imposible!  La Muerte: Llegó la hora (Saca de su manga una cadena y con ella, comienza a atarle los pies. Luego, lo empuja y lo arrastra hasta llevarlo al abismo) Estarás toda la eternidad a mi lado yo seré tu única compañera en tu soledad (Se abre como una especie de portal y comienzan a oírse gritos de dolor y lamento)  Ernesto: ¡¡¡Noooooooo….!!!
34 3 34