Respuestas

2012-09-07T17:20:28+02:00

No les recomiendo unas vacaciones en Salta: Pueden ser de lo más desagradables. Sobre todo si tienen un tío como el mío.

Mi tío vive en una zona rural, lejos de todo. Incluso de los vecinos, que siempre se encuentran a uno o dos kilómetros. Me fui hasta Salta para descansar. Mi tío es pastor, así que me pareció fácil encontrar la paz en su casa. Mi madre tiene mil hermanos, y a este tío yo no lo conocía. Pero la familia es la familia, pensé, y hasta allá fui. Me recibió mi tía. Me dijo: __ Estoy muy sola. Tu tío ya no me toca. Seguro que está con la Deisy.— Mi tía hablaba como si yo supiera quién era la Daisy.— Ahora me dijo que se fue a levantar la cosecha con el peón, pero seguro que eso es mentira. Se estaba por largar a llorar cuando cayó mi tío. El tipo resultó ser un ropero de dos metros de altura. Grandes bigotes, piel curtida por el sol y dientes negros. Pero lo que más me impresionó fue su mirada. Yo adivinaba que adentro de esos ojos había una persona mala y desconfiada. Sin embargo, también me daba cuenta que nunca nadie le habían brindado afecto y amor.  Ni bien llegó me ilustró sobre cómo eran los habitantes de la zona. Todos eran vagos y vivían del subsidio. (Esto del subsidio lo tenía particularmente enojado.) El era un hombre puro, intachable, enemigo de la limosna (y de los vecinos.) Bajo su techo no entraba nadie que no hubiera dado numerosas pruebas de rectitud moral. Me hizo notar que yo había entrado en su casa con las manos vacías. Eso no le gustó a Tío Eusebio. Entonces me ofrecí para ir al primer almacén: dos kilómetros. __ Andá lo de la Deisy. —me dijo— Ella tiene de todo, lo que se dice “de todo”. Caminé los dos kilómetros. Lo de Deisy era un verdadero polirubro. Había de todo. Le pedí varias cosas, incluso una caña de pescar y un mazo de cartas. Deisy debió ser linda en su juventud, haría unos dos o tres años. Sin embargo no estaba nada mal. Era muy simpática y un poco confianzuda.