Respuestas

2012-08-28T22:16:04+02:00

Lo más importante esta al principio de cada parrafo.

a) Se tiene la sensación de falta de esfuerzo, independientemente de la energía empleada para una acción determinada. Observar a un experto esquiador, a un campeón de patinaje artístico, a un consagrado levantador de peso, a una gran diva, nos hace pensar que sus movimientos son sencillos y aparentemente fáciles, que su postura está de acuerdo plenamente con la acción que realizan, es decir, que no existe ningún desperdicio de fuerza malgastada. Realmente la sensación de esfuerzo proviene de un sentimiento subjetivo de esfuerzo malgastado. Y no hay más que observar a los aprendices de cualquiera de las modalidades atléticas, circenses, deportivas para quedar convencido de lo que decimos. La sensación de esfuerzo se debe a que se ejecutan otros actos además del pretendido. Este aspecto del esfuerzo malgastado, de la energía perdida, tiene que ver siempre con un deficiente control del tono que como hemos dicho influye en la incorrecta postura y, por ende, en la habilidad precisa. En el marco del desarrollo del niño/a llamamossincinesias a cualquier movimiento parásito, innecesario, que acompaña a los movimientos finos y, si bien las de reproduccióncorresponden a determinadas edades evolutivas y, casi siempre, desaparecen o se debilitan con la edad, las tónicas acompañan siempre al individuo y pasan a formar parte de ese fondo tónico que cada cual albergamos, urdido al unísono de los fenómenos de resonancia afectivo-emocional.

 b) Se tiene la sensación de falta de resistencia. Y esta sensación se debe, por una parte, a la inadecuada inhibición e integración de los impulsos de la acción antes de ejecutarla. Pensar por un momento en las veces que estamos planeando una acción difícil con las mandíbulas apretadas y las manos contraídas, por ejemplo. Por otra parte,  a un defecto particular en la contracción de la musculatura. Los músculos que producen la fuerza está situados alrededor de la pelvis y los miembros no hacen más que poner los huesos en tal relación que transmitan la fuerza para mover el cuerpo. Este aspecto de considerar a la zona de la pelvis, al vientre, al plexo solar, como centro energético es muy conocido en las distintas técnicas nacidas en Oriente imbricadas, casi siempre, con aspectos filosófico-religiosos que le añaden, quizás, elementos de difícil análisis.

 c) Existe la vuelta. La característica principal de la actura correcta en el radio de acción del movimiento voluntario es que dicho acto puede detenerse en cualquiera de sus fases o invertirse sin cambiar la actitud y sin esfuerzo. Entre las excepciones a esta regla se encuentran el movimiento reflejo y la inercia de la acción ya comenzada, como por ejemplo en la deglución y en el salto. Aunque también podemos decir, como cuenta el mismo Feldenkrais, que existen yoguis con tal grado de capacidad que pueden controlar el vómito a voluntad y también famosos saltadores que son capaces de seguir teniendo un excelente control del propio cuerpo aún sin soporte gravitacional.

 d) La influencia de la respiración en la postura incorrecta. Contener el aliento es la señal observable más clara de una postura o actura incorrecta. Aunque el fenómeno es muy complejo y extenso para analizarlo en este trabajo, baste decir que la respiración es una de las vías a caballo entre los fenómenos conscientes e inconscientes a la que tenemos cierto acceso voluntario, que más imbricación presenta con los afectos y las emociones y cuyos elementos agentes, los pulmones, carecen de movimiento por sí mismos y deben ser movidos por los músculos. Determinados bloqueos en estos grupos musculares pueden hacer instalar un mecanismo de ventilación defectuoso con los consiguientes problemas de salud. Usualmente la defectuosa retención habitual del aliento coincide con una excitabilidad muscular inadecuada que casi siempre afecta al músculo más importante de la respiración: el diafragma.