Respuestas

2012-08-15T03:18:39+02:00




Trabajar seguro en un laboratorio es un objetivo posible

El trabajo en un laboratorio de química tiene un común denominador y es la cantidad de riesgos de accidentes que en ellos existen y que afortunadamente en su gran mayoría pueden prevenirse.

Hay una serie de riesgos que están presentes en cualquier tipo de laboratorio y los podemos identificar como:

Las características de los aparatos y los utensilios que se usan Los procesos con temperaturas, combustibles, presiones etc. Las propiedades peligrosas de los productos manipulados.

Quienes trabajan en un laboratorio están expuestos a una cantidad de peligrosos accidentes, muchos de los cuales pueden tener consecuencias muy graves.

Los principales riesgos presentes en los laboratorios son los producidos por:

Intoxicación por inhalación, absorción o ingestión de sustancias tóxicas. Las quemaduras térmicas o químicas. Las lesiones en la piel y ojos por contacto con productos químicamente agresivos. Cortes con materiales de vidrio u otros objetos de bordes afilados. Incendios, explosiones y reacciones violentas. Exposiciones a radiaciones perjudiciales. El contacto con microorganismos o agentes biológicos

Si Usted trabaja en un laboratorio conoce los peligros potenciales presentes en su ambiente de trabajo lo que le permitirá intensificar las medidas de protección que deberá tomar para reducir los riesgos de accidentes.

El trabajador de un laboratorio debe tener conciencia y tender permanente hacia la seguridad conociendo detalladamente con qué materiales está trabajando, los peligros que estos plantean, como controlarlos a estos peligros y qué hacer ante una emergencia.

Fundamentalmente deberá reducir la posibilidad de que ocurran accidentes no corriendo riesgos de ninguna clase.

La ventilación del laboratorio

Los riesgos asociados a la ventilación del laboratorio se pueden resumir en:

Contaminación ambiental residual y olores. Elevadas concentraciones ambientales generadas por derrames, vertidos y fugas de gases. Productos peligrosos que pasen a la atmósfera cuando se manipulan y se realizan operaciones con ellos.

La prevención adecuada frente a estos riesgos es:

Ventilación del laboratorio eficaz, independiente del resto de las dependencias. Mantenimiento del laboratorio en depresión respecto a las zonas colindantes. Circulación del aire del lugar menos contaminado al más contaminado. Extracción localizada mediante vitrinas de laboratorio. Ventilación de emergencia.

Instalación eléctrica - Aparatos eléctricos

La instalación eléctrica del laboratorio debe estar diseñada en el proyecto de obra de acuerdo con el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT) y en función de sus líneas de trabajo, del tipo de instrumental utilizado y teniendo en cuenta las futuras necesidades del laboratorio. Este aspecto debe ser contemplado en todas las modificaciones que se realicen. Por otro lado, la incorporación de nuevo instrumental debe tener en cuenta sus requerimientos eléctricos.

Los conductores deben estar protegidos a lo largo de su recorrido y su sección debe ser suficiente para evitar caídas de tensión y calentamientos. Las tomas de corriente para usos generales deben estar en número suficiente y convenientemente distribuidas con el fin de evitar instalaciones provisionales.

En los locales o zonas donde se trabaje con líquidos inflamables la instalación eléctrica ha de ser de seguridad aumentada o antideflagrante y debe cumplir las normas específicas del REBT MIE-BTO26 sobre Prescripciones Particulares para las Instalaciones de Locales con Riesgo de Incendio y Explosión.

De entre los distintos aparatos que tienen conexión eléctrica, es recomendable disponer de líneas específicas para los equipos de alto consumo.

Los riesgos asociados a la utilización de instrumental eléctrico son:

Electrocución por contacto directo o indirecto, generado por todo aparato que tenga conexión eléctrica. Inflamación o explosión de vapores inflamables por chispas o calentamiento del aparato eléctrico.

Los consejos para la prevención de estos riesgos son:

Disponer de un cuadro general, preferiblemente en cada unidad de laboratorio, con diferenciales y automáticos. Disponer de interruptor diferencial adecuado, toma de tierra eficaz e interruptor automático de tensión (magnetotérmico) disyuntor. Distribución con protección (automático omnipolar) en cabeza de derivación. Instalar la fuerza y la iluminación por separado, con interruptores. Emplear instalaciones entubadas, siendo las > 750 V, rígidas. Aplicación del código de colores y grosores. No emplear de modo permanente alargaderas y multiconectores (ladrones). Mantener las distancias al suelo según las características del local. Usar circuitos específicos para aparatos especiales. En áreas especiales (húmedas y laboratorios de prácticas) emplear bajo voltaje (24 V), estancos, tapas, etc. Emplear seguridad aumentada para el trabajo de manera permanente con inflamables. Efectuar el mantenimiento adecuado y realizar inspecciones y comprobaciones periódicas