Respuestas

2012-08-13T21:47:18+02:00

La segunda parte de la Vorágine desarrolla ambos el personaje de Auturo Cova y la caracterización de la naturaleza en la novela. Una manera de ver la importancia de la naturaleza en la obra de Rivera es ante la dicotomía entre Auturo Cova y su experiencia del hombre y civilización en contra a lo femenino y los indígenas o lo salvaje. Al principio de la segunda parte Cova y sus acompañantes tienen mucho contacto con los indios. En continuación de la primera parte Cova ve a las indígenas desde una posición de superioridad. Además, como se puede ver el lector en las siguientes citaciones, Cova les caracteriza como una parte de la naturaleza que necesita ser dominado.

 

Los aborígenes del bohío eran mansos, astutos, pusilánimes, y se parecían como las frutas de un mismo árbol. Llegaron desnudos, con sus dádivas de cambures y mañoco, acondicionadas en cestas de palmarito… (200).

Procuraba yo halagarlo en distintas formas, por el deseo de que me instruyera en sus tradiciones, en sus cantos guerreros…inútiles fueron mis cortesías, porque aquellas tribus rudimentarias y nómades no tienen dioses, ni héroes, ni patria, pretérito, ni futuro. (207)

Aunque Pipa les enseñó cuidadosamente los precios razonables, sucumbieron a su ignorancia y la avilantez de los explotadores volvió a enriquecerse con el engaño.

Además hay un episodio en lo cual Cova, sin respeto a la naturaleza o a las tradiciones del los indígenas mata a un pato gris para dar comida a sus perros. Los indios responden fuertemente hasta el punto que se muere un de los viejos del tribu (207). Pipa advierta a Cova del hecho de que los indios van a querer vengar “el homicidio.” Entonces, Cova trae otro pato gris al tribu y ellos entienden que Cova ha reanimado el pato muerto. Por consecuencia le trata como un dios y Cova dice, “El pueril incidente bastó para acreditarme como ser sobrenatural, dueño de almas y destinos” (208). Este sentimiento reafirma todas sus opiniones sobre la superioridad de los hombres blancos y civiles.

También hay muchas comparaciones entre las mujeres indígenas a la naturaleza, y además es interesante ver como Cova interacta con ellas. Vemos que por una parte se enamora de las mujeres como algo impresionante. Dice:

 

En medio de la orgiástica baraúnda prodigábase la chicha de fermento atroz, y las mujeres irritaban con su vocerío la bacanal… ya no se oía más que el son de la música.. triste como la luna… las mujeres, que permanecían silenciosas dentro del círculo, abrazaban los centurones de sus amantes y trenzaban el mismo paso… (211)

Pero de otra parte Cova demuestra un cierto miedo del femenino especialmente en cuanto parece una metáfora de la naturaleza. Por ejemplo con la leyenda que relata Pipa de Mapripana (225) quien articula la selva con el mundo indígena y el mundo femenino. En la leyenda ella explica los milagros de la naturaleza tanto como la creación de las aguas fértiles como las aguas destructivas. Además ella tienen todo el poder. En la leyenda cuando un hombre sufriendo le pide ayuda le dice, “¿Quien puede librar al hombre de sus propios remordimientos?” (227). Aun más según la leyenda, la diosa se aparece como, “una mariposa de alas azules, inmensa y luminosa como un arcángel, que es la visión final de los que mueren de fiebres en estas zonas” (227). Así que ante la grandeza y inmensa poder de la selva Cova realiza de cierto forma que no puede dominar a todo. Esta realización es especialmente notable en cuanto se enferma y ve visiones en los cuales la naturaleza esta personificada (228-230). Sus visiones le hacen pensar en la muerte y en la unión del espíritu y la naturaleza y así empiece a cambiar su mentalidad. Pero el cambio es de una manera tan confundida y tan rara que se manifiesta diciendo a Franco que seria mejor dejar sus amigos, los indios a morir en las alas del tormento (234). Osa que posiblemente su personaje empiece a desarrollar para que mejor se puede ver la realidad de la naturaleza y los “salvajes” pero tampoco ha llegado a un punto de ser capaz a entender estos cambios. Por lo tanto, al final de la segunda parte grita, “¡vida mi! ¡Lo mató un árbol!” (286)