Respuestas

2012-08-12T21:27:25+02:00

La propuesta busca, según el mandatario capitalino disminuir los índices de consumo y hacerle frente al negocio del microtráfico, trascendieron hasta ciudades como Cali donde la situación de consumo de alucinógenos es preocupante.

El último estudio de la Secretaría de Salud de la ciudad indica que por lo menos 200.000 caleños tienen un consumo habitual de sustancias psicoactivas.

 

La apertura de centros de expendio controlado de drogas para adictos con la idea de contener los delitos asociados, lo que abrió una agria polémica sobre el creciente consumo interno de estupefacientes, un tema poco tocado en Colombia.

El proyecto, que podría comenzar a funcionar en septiembre si logra el aval del gobierno nacional, pretende instalar centros de atención especializados en tres zonas de Bogotá donde se concentran los adictos, especialmente al bazuko (similar a la pasta base), conocidos popularmente como "ollas".

"Colombia gasta millones de pesos y de dólares en la lucha contra las drogas, pero muy poco destina a tratamientos integrales de rehabilitación"

Los centros contarían con la asistencia de médicos, psicólogos, psiquiatras, odontólogos y enfermeras para los tratamientos de las adicciones y también ofrecerían un jardín infantil, para los hijos de los habitantes de la calle, un comedor comunitario, baños móviles y alojamientos móviles.

Según el más reciente estudio a nivel nacional del gobierno colombiano, de 2008, en el país había 450.000 consumidores de marihuana, 140.000 de cocaína, 34.000 de bazuko, 31.000 de éxtasis y 3.000 de heroína.

Las salas de consumo supervisado de drogas o narcosalas son instalaciones sanitarias con supervisión profesional donde los consumidores de drogas pueden consumirlas en condiciones seguras e higiénicas. Incluyen servicios muy especializados en la materia en el marco de un red de servicios para usuarios de drogas (principalmente heroína y otras drogas inyectables) y funcionan en secciones separadas de aquellas ya existentes para las personas sin hogar

Según las evidencias disponibles, los centros para consumo de drogas con menor riesgo facilitan la accesibilidad a tratamientos para sectores de usuarios de drogas especialmente sujetos a riesgos sociales y sanitarios, mejorando el acercamiento dentro de esquemas locales diversificados de intervención sobre problemas de drogas.2

Hoy día, existen más de 60 salas de consumo en países como Holanda, Suiza, Alemania, España, Australia y Canadá.2 Se están planteando proyectos de implantación en Francia,3 Dinamarca y Portugal, y numerosos equipos académicos de todo el mundo estudian sus posibilidades y viabilidad en el abordaje de problemas de drogodependencia y en la prevención de transmisión de enfermedades como el VIH, las hepatitis virales, así como las muertes por sobredosis.2

En el Reino Unido, que encabeza las estadísticas por muertes por sobredosis en Europa,4 no existen salas de consumo supervisado

Objetivos Reducir la mortalidad por sobredosis, la morbilidad, accidentalidad y prácticas de riesgo asociadas a tales consumos y los modos de vida relacionados, y la transmisión de enfermedades como el VIH/Sida y las hepatitis virales (tanto entre usuarios/as de drogas como entre población general).3 Aumentar las derivaciones de usuarios/as de drogas a centros de servicios sociales, de salud mental y tratamiento de las drogodependencias, y de la red sanitaria, tanto de asistencia general como especializada. Mejorar la supervivencia y la calidad de vida de los colectivos de usuarios/as de drogas, como la salud pública de la población general.3 Reducir la conflictividad y delincuencia en su entorno, y también el espectro de oportunidades comerciales para quienes trafican con drogas ilegales. Brindar asistencia al consumidor para encontrar tareas que le permitan interesarse en otros hábitos y permitan su alejamiento progresivo o controlado de la substancia que causa su adicción