Respuestas

2012-08-05T21:29:05+02:00
La política como espectáculo

Es obvio, estamos en una sociedad donde prima el "vouyerismo", lo que en español podríamos denominar "mironismo". Digo esto, porque casi toda la información es mediática, nos invade, somos adictos a ella, porque queremos mantenernos alerta de lo que pasa en este mundo circundante, especialmente el que nos atañe. Por eso, la política se ha convertido en un espectáculo. Ante esta realidad ¿cómo se comporta el ciudadano?

En el artículo Eros y civilización (http://www.cartapsi.org/spip.php?article185)  José Eduardo Tappan Merino cita al  politólogo Giovanni Sartoi, que  discute sobre la manera en que la conciencia de los hombres es determinada por su ser social. Desde esta perspectiva, Sartori expresa "que el ser humano se ha vuelto estúpido" En su libro titulado: Homo videns. La sociedad teledirigida (Sartori, 1988) escribe que: El homo sapiens, un ser caracterizado por el logos, por la palabra, por la reflexión, por su capacidad para generar abstracciones, se está convirtiendo en un homo videns, una criatura que mira sin pensar, que ve sin entender. La vídeo política transformada en espectáculo, en una televisión que favorece su emotivización dirigida y reducida a episodios emocionales más o menos intensos.

Estoy de acuerdo con él. La manipulación directa sobre los medios de comunicación intenta conmovernos, seducirnos apelando a nuestros sentimientos, nos encontramos entre la dualidad del pensamiento, un mismo hecho puede ser juzgado dependiendo del cristal con que se mire y que satisfaga nuestros intereses sin tener en cuenta la justicia o la verdad, es decir:  la OBJETIVIDAD HA MUERTO.

Sin la objetividad, estamos avocados a la destrucción de la democracia, al secuestro de la verdadera libertad de expresión y a la degradación de los valores que deben regir en una sociedad plural, cayendo en una servidumbre voluntaria a las ideas que nos bombardean constantemente. Porque, ciertamente, situados frente a estos medios pasivamente, la mayoría de veces,  nos convertimos en estúpidos que no usamos del espíritu crítico, dejándonos llevar sin tensiones por la opinión de nuestros afines.

La polítca de nuestro siglo es espectáculo y los ciudadanos  consumidores de cuanto se  presenta a través de los medios: Televisión, Cine, Radio, tertulias de todo tipo, donde siempre opinan los mismos, cualquiera puede ser experto en todo.  Obtenemos el título de la calle y nos hemos olvidado de la paciente sabiduría que se adquiere a base de estudio, observación y contrastación de cuanto ocurre.

Ya  dijo Vargas Llosa, que la polítca ha experimentado una gran banalización y los tics mediaticos cobras más importancia que las razones, programas  ideas y doctrinas.

Todo espectáculo necesita de  al que exhibe, el que mira y el escenario mediatico.  Sino, veamos como se mueven los polítcos durante las campañas, en los congresos, en cualquier actividad. Se celebran los ritos de masas: hay que dar carnaza al mirón para que disfrute del espectáculo y se identifique con lo que se le presenta sin recurrir a su "preciosa razón" —  elemento fundamental en el ser humano—.  Se compite por las audiencias, es una lucha contínua por hacer proselitismo de las ideas y por la anatematización de las ideas del contrario.

En fin, todos reclamamos regeneración polítca. Hemos asistido impasibles a la descomposición moral de la mayoría de nuestros gobernantes. Participamos del  espectáculo de unos medios que no son objetivos y manipulan según sus intereses.