Respuestas

2012-07-26T03:51:47+02:00

Muchas veces ante un hecho que nos afecta o una opinión o comentario que nos hacen, reaccionamos con “nuestra verdad”. Esta “verdad” en el fondo busca un objetivo o tiene un propósito que es hacerle saber a la otra persona que no estamos de acuerdo con lo que dice porque eso no contribuye al propósito motivo de nuestra charla o atenta contra nuestros valores o pone en peligro nuestros intereses. Nuestra opinión o punto de vista lo podemos expresar desde cualquiera de los cuatro niveles de verdad. Voy a tratar de hacerles un resumen de cada uno de ellos con algunos ejemplos para descubrir cuál es el punto central y  cuál es el objetivo o lo que se busca. 

En los dos primeros niveles encontramos a la verdad como centro y el objetivo es tener razón. La diferencia entre el primero y el segundo nivel es desde que punto expreso la opinión.

Primer nivel:

En este nivel expresamos la opinión como una verdad universal. Ante el hecho que nos afecta, emitimos un juicio de valor que -si bien puede ser auténtico- probablemente no sea efectivo a los fines de lo que queremos resolver y además -casi con seguridad- tampoco sea respetuoso. Con estas aseveraciones lo único que logramos es poner a nuestro interlocutor en contra de nosotros. Es una verdad reactiva.

Ejemplos de frases expresadas en el primer nivel de verdad pueden ser: “estás equivocado”; “eso no es correcto”; “sos un irresponsable”; “¡qué lindo!” o “¡qué feo!”;  etc.

Segundo nivel:

Ahora la verdad la vamos a expresar desde nosotros mismos, no como una verdad universal sino personal. Expresiones como:

“a mi me parece que estás equivocado”; “yo no creo que eso sea así”; “me parece una irresponsabilidad eso que hiciste”; “a mi me gusta” o “no me gusta”; etc., lo que hacen es disfrazar o esconder los juicios de valor y convertir la verdad reactiva en una verdad cosmética, que si bien ganó en  respeto, respecto de la del nivel anterior, perdió autenticidad y sigue sin ser efectiva.

En los dos niveles siguientes tenemos a la efectividad o propósito como centro y el objetivo va a ser lograr resultados, autenticidad, colaboración y respeto.

Tercer nivel:

Este también es un nivel de verdad personal pero se diferencia del anterior en que expresamos lo que sentimos. En lugar de decirle a quien creemos que está equivocado, que nos parece que lo está, le hacemos saber que hay algo de lo que nos dice que no nos cierra o no terminamos de entender. O bien que ese cuadro tan lindo (verdad de primer nivel), que me gustó (segundo nivel) en realidad me pareció fascinante. El juicio de valor está expresado desde el impacto que nos produce y es auténtico y respetuoso. Pero todavía le falta algo…

Cuarto nivel:

Al nivel anterior lo único que le falta es expresar cómo los hechos afectan los valores en juego o lo que realmente nos importa.

Por eso decimos que la verdad emitida desde este nivel es auténtica, es respetuosa y además es efectiva.

Puedo decirle a mi hijo adolescente: “sos un reo” o pedirle que se peine y ponga una camisa limpia porque a la tarde van a venir visitas y quiero sentirme orgulloso de él. Sacando de lado cuestiones de ego y de proyección de nuestras propias creencias en nuestros hijos; sólo estoy poniendo un ejemplo de comunicación, no de educación.

La cuestión es expresar cómo me siento ante lo que ocurre y de que manera eso me afecta o afecta a mis valores o intereses; o por qué creo que eso no contribuye al objetivo o propósito que tenemos en común. Lo importante es hablar desde uno mismo y teniendo en claro que lo que se busca es la “verdad común” a ambas partes y no ganar o defender una posición ni demostrar que tengo razón.