Respuestas

2012-07-24T00:55:24+02:00

 Dr. Suárez (muy completa y atinada), que en el libro titulado La Gran Enciclopedia de los Caballos, autor: Elwyn Hartley Edwards (2002), 

menciona que sí existen grandes diferencias físicas entre una mula (resultado del cruce de un burro y una yegua), y un burdégano (resultado del cruce de un caballo y una burra). Una mula se parece a su padre (burro) en sus extremidades. Su cuerpo se ha descrito como el de un caballo soportado por extremidades de burro. Contrariamente, el burdégano se parece a su padre (caballo) en sus extremidades, y tiene el cuerpo de burro. El burdégano macho presenta una rudimentarias tetas en la vaina. 
Ambos están marcados con las orejas y cabeza largas. Sus colas se parecen a la del burro más que a la cola entera del caballo. Sus cascos son duros, pero estrechos y rectos. La cruz y el dorso son planos. Las mulas suelen ser de capa uniforme, aunque ocasionalmente se dan pintas. Los burdéganos pueden ser de cualquier color de capa, pero lo normal es el tordo. Su tamaño varía, y depende de los padres seleccionados. 
Ni la mula ni el burdégano tienen capacidad de reproducirse. El burdégano es difícil de criar, ya que sólo una de cada siete burras concibe al ser cubierta por un caballo o un poni. Por último, el burdégano se considera muy inferior a la mula en términos de fuerza y capacidad de trabajo. El valor de la mula reside en su versatilidad. En muchos lugares se les prefiere gracias a la suavidad de sus aires como montura, y a la seguridad de su paso por senderos montañosos.

¡La mejor respuesta!
2012-07-24T01:03:43+02:00

menciona que sí existen grandes diferencias físicas entre una mula (resultado del cruce de un burro y una yegua), y un burdégano (resultado del cruce de un caballo y una burra). Una mula se parece a su padre (burro) en sus extremidades. Su cuerpo se ha descrito como el de un caballo soportado por extremidades de burro. Contrariamente, el burdégano se parece a su padre (caballo) en sus extremidades, y tiene el cuerpo de burro. El burdégano macho presenta una rudimentarias tetas en la vaina. 
Ambos están marcados con las orejas y cabeza largas. Sus colas se parecen a la del burro más que a la cola entera del caballo. Sus cascos son duros, pero estrechos y rectos. La cruz y el dorso son planos. Las mulas suelen ser de capa uniforme, aunque ocasionalmente se dan pintas. Los burdéganos pueden ser de cualquier color de capa, pero lo normal es el tordo. Su tamaño varía, y depende de los padres seleccionados. 
Ni la mula ni el burdégano tienen capacidad de reproducirse. El burdégano es difícil de criar, ya que sólo una de cada siete burras concibe al ser cubierta por un caballo o un poni. Por último, el burdégano se considera muy inferior a la mula en términos de fuerza y capacidad de trabajo. El valor de la mula reside en su versatilidad. En muchos lugares se les prefiere gracias a la suavidad de sus aires como montura, y a la seguridad de su paso por senderos montañosos.