el socialismo en ecuador porfa ayudemen con eso cindylara [email protected]

1

Respuestas

2012-07-11T23:42:00+02:00

   

socialismo en  Ecuador....

lo más importante es que Rafael Correa la emprende contra el mercado, lo cual revela que en su doctorado en economía no le explicaron la función elemental que desempeñan los precios como señales para coordinar información por su naturaleza siempre fraccionada y dispersa. Y que si los precios son falseados por el gobierno con sus intervenciones tal como ocurre en Ecuador, la asignación de los siempre escasos recursos queda alterada con lo que se consume capital que, a su vez, reduce salarios e ingresos en términos reales.

El actual presidente de Ecuador canta loas a “la justicia social” sin tomar en cuenta que, en el mejor de los casos, constituye una expresión groseramente redundante ya que la justicia no puede ser mineral o vegetal y, en el peor, vulnera la clásica definición de Ulpiano de “dar a cada uno lo suyo” para, en su lugar, sacarle a unos el fruto de su trabajo para entregárselos a quienes no les pertenece.

Correa habla permanentemente de derechos sin saber que significan ya que en verdad se refiere a pseudoderechos. A todo derecho corresponde una obligación: si el lector obtiene una remuneración de cien, existe la obligación universal de respetar ese ingreso legítimo, pero si pretendiera una entrada de doscientos aunque no la gane y el gobierno le otorgara ese ingreso, quiere decir que un tercero deberá hacerse cargo de la diferencia con lo que se habrá lesionado su derecho, de allí es que se trata de un pseudoderecho. Para ilustrar semejante concepción correista, como he apuntado antes, debe recordarse que sus huestes pretendieron incluir —aunque finalmente no prosperó la iniciativa— en la Constitución ecuatoriana “el derecho al orgasmo para la mujer”.

Típico de los socialismos es la permanente y reiterada intromisión del aparato estatal con la prensa independiente. Como es sabido, entre otros desmanes, Correa inició una demanda contra los directores de La Hora de Quito y expropió canales televisivos y creó uno estatal, además de un periódico oficial (El Telégrafo). Su despecho y furia contra el capitalismo se comprueba también en el libro sobre la república bananera que completó en instalaciones VIP de Cuba, mientras que los locales se morían (y mueren) de hambre y sufrían (y continúan sufriendo) persecuciones de todo tipo a manos de los megalómanos del lugar instalados en esa isla-cárcel desde hace más de cincuenta años. Un régimen que Correa admira y venera.