Respuestas

2012-07-02T18:20:42+02:00

En el año 1972 las bandas fascistas asolaban los liceos de Montevideo intentando intimidar por la fuerza las reuniones estudiantiles y de lucha por la defensa de las libertades que poco después serían arrasadas por la dictadura. Ricardo era  por esos años un activo militante del Partido Comunista Revolucionario, uno de los escasísimos reductos ideológicos en la lucha contra el fascismo ascendente. El 11 de agosto, estas bandas acaudilladas por el manco Ulises, Haroldo Rosso, zapato Mangini, Manini y otros facinerosos al servicio de la oligarquía, los burgueses y como parte de la basura nazi fascista que anidaba en el ejército de los Cristi, Zubía, Goyo Álvarez y otros, tomaron por asalto el Nocturno 8, de 8 de octubre frente al ESMACO, asesinando en enfrentamiento desigual al primer mártir maoísta SANTIAGO RODRÍGUEZ MUELA (aquellos con armas de fuego y éste con una silla como elemento para detenerlos).
Ricardo, joven propagandista, muñido de una guitarra, compone entre los días 12 y 13, momento del multitudinario entierro del joven trabajador y estudiante, el  Himno en homenaje al mártir y por las luchas venideras:

Servir al pueblo

Luchar, vivir,
Para al pueblo servir,
Luchar como Santiago
Dispuestos a morir

El Charla cayó
El Charla murió
El Charla es nuestro ejemplo
De cómo accionar

El pueblo jamás
Te olvidará….
Las estrofas que seguían se me perdieron en la memoria del tiempo, pero lo que importa es que esa fibra antifascista, prendió muy fuerte en toda esa generación, y quienes pese a ser muy golpeados con años de prisión como Ricardo, nunca perdieron el norte del pueblo en su camino libertario, continuamos y continuaron en la senda de la lucha ancestral antiimperialista, anticolonialista y antioligárquica.
Así es que veo a aquel muchacho, compañero del viaje a China y a Albania, junto a Lewis y otros compas, previo a los sucesos antes comentados, con un Ricardo treinta y pico de años después, levantado las mismas banderas contra la opresión de las multinacionales de las fábricas de celulosa y los latifundios forestales que asolan en medio de los gobiernos ´´progres“ actuales, la economía, las tierras y las mejores aguas del Uruguay.
Esa fibra de los auténticos hijos de nuestro pueblo, de las raíces artiguistas, que aflora de una u otra forma.
En Ricardo Carrere, con quien sólo intercambié unas pocas palabras después de tantos años, en el abrazo del puente en 2004, junto al pueblo entrerriano luchador, que tomando caminos no estructurados hoy desde partidismos, pero si con esa conciencia total por un Uruguay diferente, ya desde una ONG como GUAYUBIRA, ya dictando conferencias o publicando libros reveladores sobre la entrega de nuestras riquezas al poder multinacional extranjero en un Uruguay frenteamplista, veo un compañero de los muy necesarios que precisamos hoy.
Y que es claro que su ausencia se va a notar, como fuente ideológica e investigativa, pero su espíritu luchador  cobrará mas fuerza en las nuevas camadas de jóvenes que hoy despiertan a esta cruda realidad de un Uruguay con 24.000 millones de deuda, 5 millones de hectáreas vendidas al extranjero, zonas francas/regalía al invasor imperialista, latifundios forestales de 250 mil hectáreas, 80% de salarios sumergidos, avance de proyectos devastadores como Montes del Plata, vaivenes con minería a cielo abierto como Aratirí, un millón de pobres…..
Por eso compas como Ricardo, que supieron unir magistralmente la lucha antiimperialista a la lucha por la preservación del medio ambiente, la historia les tiene reservado un lugar muy especial junto al corazón y la razón de los pueblos que luchamos en este milenio, a las ya conocidas calamidades destructivas del capitalismo, la sucesión de acontecimientos que estos egoístas que mandan en el mundo, pretenden, llevará a la destrucción ecológica del mismo.
Y el pueblo lo impedirá y abrirá nuevos caminos de unidad para detenerlos, y es claro que el recuerdo de Ricardo va a estar en estos nuevos/viejos desafíos que nos imponen los enemigos de la pública felicidad y de la humanidad entera

JORGE IANNANDREA