Respuestas

2014-03-10T02:18:01+01:00
Famoso organista francés. Al igual que su padre fué organista de Notre Dame (Nuestra Señora) de Dijón, aunque en principio llegó a realizar estudios en la especialización en leyes, éstos no fueron de su completa satisfacción, notándose a partir de entonces, en él, una perfecta y clara vocación hacia la creación de la música, primero a través de su armonio; fué tan grande ésta vocación, hacia el manejo de éste instrumento músical, que no tardó tiempo en hacer aparecer ante el público una de sus primeras obras titulada "Tratado y Métodos de el Armonio". Empero, una de sus primeras publicaciones de sus obras, escritas, lo fué "Tratado de el Armonio", que salió a la luz pública, en París, en 1715. Años más tarde su sentido músical lo apoyó grandemente en la creación de óperas ligeras como lo son: "Hipólito y Aricie" y "La Princesa de Navarra".
¡La mejor respuesta!
2014-03-10T02:20:16+01:00
Jean-Philippe Rameau (Dijon, 25 de septiembre de 1683 - París, 12 de septiembre de 1764) fue un compositor, clavecinista y teórico musical francés, muy influyente en la época barroca. Reemplazó a Jean-Baptiste Lully como el compositor dominante de la ópera francesa y fue duramente atacado por aquellos que preferían el estilo de su predecesor. Falleció en 1764, apenas un mes antes de que otro gran músico francés, Jean-Marie Leclair, muriera asesinado en un otoño aciago para la música.

La obra lírica de Rameau —a la que comenzó a dedicarse casi a los 50 años y que consta de 31 obras— constituye la mayor parte de su contribución musical y marca el apogeo del Clasicismo francés, en una época en que esos cánones se opusieron con fuerza a los de la música italiana, hasta bien entrado el siglo XVIII. Su obra más conocida es la ópera-ballet Les Indes galantes (1735), aunque suyas son algunas de las obras maestras del teatro lírico francés, como las tragedias Hippolyte et Aricie (1733), Castor et Pollux (1737), Dardanus (1739 y 1744) y Zoroastre (1749); las óperas-ballets, Les Fêtes d'Hébé (1739) y La Princesse de Navarre (1745); o la comedia Platée (1745). Sus obras líricas permanecieron olvidadas durante casi dos siglos, pero desde mediados del siglo XX se benefician del movimiento general de redescubrimiento de la música antigua.