Respuestas

¡La mejor respuesta!
2014-03-06T20:41:25+01:00
Uno de los fenómenos que tiene mayor relevancia dentro de la historia de Hispanoamérica, y particularmente en la de Venezuela, es el caudillismo; considerado como el predominio de un hombre que se apoya en una clientela personal. La figura del caudillo ocupa un lugar central en la Venezuela del siglo XIX. Es un hombre que, gracias a sus hechos de guerra y a su capacidad para establecer relaciones con los hombres a los que manda, ha adquirido un prestigio elemental y efectivo sobre una masa de potenciales seguidores. El número y la lealtad que le brindan convierten al caudillo en un hombre capaz de realizar hechos de guerra: combatir, alzarse, derrotar. Hablamos de caudillos desde 1830 a 1908, y por ende de su derivación directa del sistema político, configurando así al caudillismo como forma preponderante de liderazgo. En la interpretación de este fenómeno se suele hacer hincapié en un "determinismo" que presentaría al caudillo como una derivación racial. También se le ha visto como una forma "tropical" (con toda su connotación despectiva), y una calamidad que se debe a la ignorancia e inmadurez de un pueblo. Dentro un marco materialista, se le ha enlazado con una motivación económica muy concreta relacionada con un sistema de producción basado en el latifundio. Sin embargo, fuera de cualquier sentimiento parcializado, el caudillismo es un fenómeno que no sólo se ha dado en América sino que podría relacionarse con el fenómeno sociológico universal de la jefatura desde los primeros grupos hasta los más avanzados. Dada la gran variedad de caudillos del siglo XIX, es prácticamente imposible encontrar un denominador común entre ellos. No obstante, el caudillo suele responder a un perfil determinado. Por la naturaleza de su poder, los caudillos establecen una confusión entre el patriotismo de la nación y el suyo. Una vez en el poder, todo debe emanar de su voluntad, él lo ejerce arbitrariamente, su alcance es ilimitado y los intereses colectivos pasaban a un segundo plano. 
2014-03-06T20:46:25+01:00
Uno de los fenómenos que tiene mayor relevancia dentro de la historia de Hispanoamérica, y particularmente en la de Venezuela, es el caudillismo; considerado como el predominio de un hombre que se apoya en una clientela personal. La figura del caudillo ocupa un lugar central en la Venezuela del siglo XIX. Es un hombre que, gracias a sus hechos de guerra y a su capacidad para establecer relaciones con los hombres a los que manda, ha adquirido un prestigio elemental y efectivo sobre una masa de potenciales seguidores. El número y la lealtad que le brindan convierten al caudillo en un hombre capaz de realizar hechos de guerra: combatir, alzarse, derrotar. Hablamos de caudillos desde 1830 a 1908, y por ende de su derivación directa del sistema político, configurando así al caudillismo como forma preponderante de liderazgo. En la interpretación de este fenómeno se suele hacer hincapié en un "determinismo" que presentaría al caudillo como una derivación racial. También se le ha visto como una forma "tropical" (con toda su connotación despectiva), y una calamidad que se debe a la ignorancia e inmadurez de un pueblo. Dentro un marco materialista, se le ha enlazado con una motivación económica muy concreta relacionada con un sistema de producción basado en el latifundio. Sin embargo, fuera de cualquier sentimiento parcializado, el caudillismo es un fenómeno que no sólo se ha dado en América sino que podría relacionarse con el fenómeno sociológico universal de la jefatura desde los primeros grupos hasta los más avanzados. Dada la gran variedad de caudillos del siglo XIX, es prácticamente imposible encontrar un denominador común entre ellos. No obstante, el caudillo suele responder a un perfil determinado. Por la naturaleza de su poder, los caudillos establecen una confusión entre el patriotismo de la nación y el suyo. Una vez en el poder, todo debe emanar de su voluntad, él lo ejerce arbitrariamente, su alcance es ilimitado y los intereses colectivos pasaban a un segundo plano. Para alcanzar sus objetivos, el caudillo manifiesta su deseo de respetar el sistema, corrompido por sus adversarios: se levanta en armas en nombre de la libertad, porque la legalidad ya ha sido violada. Es por ello que uno de sus primeros pasos es restablecer la integridad de las instituciones y garantizar la seguridad de los derechos del hombre. En su mayoría los caudillos fueron localistas y/o de facción, permitiendo dividir la oposición en los sectores contrarios al gobierno. Dadas las características de su llegada al poder, el caudillo suele recurrir a medidas represivas y violentas para mantenerlo, incluso más que para conseguirlo. El caudillo solía responder a la necesidad específica de la población a cambio de la fidelidad de ésta a su régimen. Se siente omnipotente. Es en esencia centralizador, frecuentemente pacta con sus adversarios para conquistar el poder, pero una vez que lo detenta les da la última estocada para así evitar nuevos levantamientos. Se produce de esta manera un claro divorcio entre la teoría y la práctica constitucional. La fuerza vence a la ley.