Respuestas

2014-03-05T23:13:37+01:00
Las hormonas no causan los comportamientos, pero sí modifican la probabilidad de presentar una determinada respuesta a un estímulo. Deben, pues, ser consideradas junto a otros factores como el sexo, la edad, el ambiente, etc. Es posible la identificación de los mecanismos por los cuales las hormonas afectan al comportamiento en los mamíferos. Los autores mencionan diversos hallazgos realizados en los últimos 20 años que han permitido la localización de estructuras neuroanatómicas (principalmente situadas en el sistema límbico y el hipotálamo) que contienen neuronas con receptores hormonales. Además se han descrito circuitos neurofisiológicos, principalmente relacionados con el comportamiento reproductivo, que se encuentran influidos por el nivel de estrógenos. También se hace referencia a la confirmación de la existencia de genes con una capacidad de expresión (síntesis de proteínas utilizando la información codificada en los ácidos nucleicos) hormono-dependiente.
2014-03-05T23:45:10+01:00
En el pasado, se creía que las hormonas sólo afectaban al cuerpo y no al cerebro. Hoy en día se sabe que son las responsables de la estructura cerebral incluso antes del nacimiento, dictando nuestro pensamiento y conducta. La testosterona en los chicos adolescentes es de 15 a 20 veces más alta que en las chicas y el cerebro es el responsable de controlar estos altos niveles tal y como el cuerpo requiere. En la pubertad, la testosterona se dispara en el cuerpo del adoles­cente, haciendo que el crecimiento sea más pronunciado y dotándole con un 15 por ciento más de grasa y un 45 por ciento de proteínas. Cuando se convierte en adolescente, su cuerpo adopta los cambios ne­cesarios para su trabajo de máquina cazadora. Los chicos suelen so­bresalir en deportes porque sus cuerpos están hormonalmente dotados para respirar eficientemente y poseen una excelente distribución de oxígeno a través de los leucocitos de la sangre que les permite correr, saltar y realizar cualquier ejercicio físico. Los esteroides son hormonas masculinas que crean masa muscular y proporcionan al atleta habili­dades de «caza» adicionales y una ventaja notable sobre quienes no toman esta hormona. Las hormonas femeninas tienen un efecto diferente en las adolescen­tes. No están reguladas como las hormonas masculinas sino que apare­cen en ciclos de 28 días y pueden causar grandes estragos en el carácter de muchas chicas y mujeres debido a las sensaciones que experimentan. Las hormonas femeninas cambian el cuerpo de una chica al aportarle un 26 por ciento de grasa y un 20 por ciento de proteínas, para frustra­ción de todas las mujeres. El objetivo de la grasa adicional es aportar energía extra para amamantar a los hijos y también es una reserva para tiempos de escasa alimentación. Las hormonas femeninas engordan el cuerpo y, por eso, las mujeres tienden a ser más voluminosas, mientras que las hormonas masculinas reducen la grasa y crean músculo.