Respuestas

2012-06-19T03:16:55+02:00

El Dr. Barroso ha dedicado su vida al estudio de la psicología, incluyendo la del venezolano. Y quiero advertir o aclarar tres cosas, tanto para los que lean el libro “Autoestima del venezolano. Democracia o marginalidad” (Editorial Galac), como para los que revisen los siguientes extractos que aquí presentamos, con el fin de ayudar y complementar nuestros seminarios. También es importante señalar que es mi opinión personal la que emito a continuación sobre esta obra, e igualmente el subrayado de algunas frases es mío.

En primer lugar, la única manera de mejorar algo como persona, y luego como venezolano, es partiendo de nuestra realidad, de nuestra verdad, así nos duela, así nos haga llorar y hasta por momentos deprimirnos, como me pasó a mí cuando leí este libro. Si partimos de lo que hoy vivimos, algo podremos hacer, si partimos de máscaras, mentiras o supuestos, el camino escogido será equivocado y el destino incierto.

En segundo lugar, no se trata de un libro complaciente, no da concesiones de ningún tipo. Lo que busca es hacernos entender, abrirnos las puertas; invitándonos a entrar en consciencia. En otras palabras, a darnos cuenta de que aquello que vemos como normal y de aceptación general, en nuestros comportamientos como venezolanos, en verdad, no son normales. Quizás anárquicos, cómodos, pero más allá de eso, son nuestras actitudes marginales, las que empobrecen nuestro país.

Y en tercer lugar, podríamos decir que de todas las cosas negativas que nos dice el Dr. Barroso, en donde estoy seguro que él también se incluye, por el simple hecho de ser venezolano, no me cabe la menor duda, puede florecer (y éste es el anhelo), un nuevo venezolano, para construir un nuevo país, como nos lo merecemos. No importa que a veces perdamos las esperanzas, el Universo nos puso en esta tierra, para que hagamos y demos lo mejor de nosotros a favor de ella y de la gente que aquí habita.

Comencemos con la dedicatoria que hace el autor, la cual ya dice mucho:

“… Al recién nacido, al niño, al joven, al adulto, al anciano, al político y a su adversario; al hombre, a la mujer, al obrero y al patrón; al profesional, al culto y al inculto; al analfabeta, al sano, al enfermo, al loco, al cuerdo, al del barrio y al de la urbanización; al maleante, al estable, al honesto, al corrupto, al virtuoso, al pecador, al santo - si hay alguno -, al hereje, al obediente, al delincuente, a la prostituta, a la virgen, al ama de casa y a la profesional; al guerrillero y al ex; al incorporado, al venezolano en emergencia y al cómodo; al que siempre ha hecho lo que le ha dado la gana y a quien ha sido ciudadano ejemplar: A nuestra alma, a nuestra esencia.

A todos cuantos desde nuestras polaridades hemos contribuido a la crisis de este país.