Respuestas

2014-02-26T18:48:33+01:00
Una de las características que se destacan de la sociedad hispanoamericana, es su heterogeneidad, ya que estaba formada por distintos grupos étnicos; los que estaban en América (indígenas) los que llegaron voluntariamente (españoles) y los que fueron obligados a venir (africanos). Además de estos grupos originarios, pronto se desarrolló un cuarto grupo producto de las uniones legales o ilegales entre ellos, llamados mestizos. Cada uno fue considerado de forma diferente desde el punto de vista jurídico.Se ha calculado que la población indígena americana a fines del siglo XV estaba entre los 40 y 50 millones de personas, distribuidos en forma desigual, había zonas muy pobladas como Mesoamérica y los Andes centrales,  y otras zonas  con escasa población como Paraguay, parte de Venezuela y las Antillas, y las de menor cantidad de población, como lo eran el Río de la Plata y el sur del continente. El número de indígenas descendió drásticamente desde los primeros momentos de la conquista, provocado por las enfermedades, guerras de conquista, los duros sistemas de trabajo y hasta suicidios. Por otra parte, la cantidad de españoles y criollos fue muy pequeño en siglo XV (a penas  mil) y aumentó hasta superar los tres millones. Pero creció aún más el número de mestizos, que en 1650 eran unos  600.000, y en 1825 eran ya unos 5 millones. Los africanos, esclavos y libres, eran muy pocos en siglo XV, 1650eran 715.000 aproximadamente y en 1825  eran casi dos millones.La sociedad fue relativamente abierta durante la conquista, pero se fue cerrando paulatinamente con la colonización hasta convertirse en una organización rígidamente estratificada. Los españoles peninsulares y criollos tenían derecho a ser propietarios y acceso a la educación. Los mestizos por su parte, no tenían acceso a los puestos importantes en el gobierno y no podían ser protectores de indios. Los negros no tenían ningún tipo de libertad ni derechos. Los indígenas tampoco tenían amplias libertades aunque por lo menos tuvieron acceso a las primeras letras y algunos aspectos de la legislación les favorecían. El desprecio y el prejuicio hacia la mezcla racial fueron elementos importantes de la sociedad de la época. Esta estratificación no estaba basada sólo en la riqueza y poder político, sino también en el color de la piel y la fisonomía, la llamada “pigmentocracia”, dando origen a una organización piramidal, en cuyo vértice se encontraba una la aristocracia blanca española, y en la base la mayoría de la población, formada por los indios, negros y mestizos.