Respuestas

2014-02-22T01:01:33+01:00
La tolerancia no es una virtud que sólo los políticos pueden vivir. Ya que la tolerancia es, antes y primariamente, una vírtud cívica y, en cuanto tolerancia de la persona como ciudadano, podemos denominarla tolerancia personal. Esta tolerancia personal es la base y sustento de la tolerancia política, pues, al fin y al cabo, los gobernantes son hombres y sus actitudes de gobierno no se improvisan en ese vértigo que H. Kissinger aludía en sus 'Memorias'. En ellas señalaba por propia experiencia que las ideas y actitudes de un estadista son las que tenía antes de ser elegido para el cargo, porque desde el momento de su elección ya no disponía de tiempo alguno para crear unas nuevas. Un talente intolerante a menudo se escuda tras la supuesta exigencia de ser coherente consigo mismo, con sus ideas. Aunque en realidad el ideal de autocoherencia tiene un fundamento muy débil. Ya que el hombre no es un ser cristalizado como una piedra; la existencua humana auténticamente vivida consiste en un contínuo corregir el rumbo a la luz de nuevos conocimientos y nuevas disposiciones afectivas. Y quien se resiste a cualquier cambio invocando la necesidad de autocoherencia se convierte en un fósil espiritual. Otra cosa es que el ser humano pueda y deba mantener fidelidades, pero la fidelidad hace siempre referencia a otra persona con la cual se debe ser leal. Sólo así se explica, por ejemplo, la fidelidad del cristiano a lo que cree, ya que su fidelidad no es un cerrillismo de quien aborrece cualquier cambio. Por el contrario, el hombre autocoherente corre el peligro de adoptar actitudes intolerantes,y es más se coloca en la tesitura de convertirse en un fanático.