Respuestas

2014-02-16T18:19:29+01:00
Con el refrán a quien madruga Dios le ayuda no sólo queremos decir que a quien se levante pronto por la mañana le sonreirá la vida y tendrá un buen día, sino que en general, la vida le irá mejor a aquellos que no esperan al último momento a hacer las cosas, a aquellos que no se dejan vencer por la pereza de hacer cosas y en general a todos aquellos que son proactivos y que toman la iniciativa y se aventuran pronto a hacer las cosas.Por ejemplo, quien madruga tiene más tiempo para hacer cosas a lo largo del día que el que se queda holgazaneando hasta las 2 del mediodía en la cama. El que primero llega a la playa tiene más sitio para elegir y puede escoger el mejor lugar para poner su toalla. El primero que llega a una tienda durante el periodo de rebajas es que el que tiene más posibilidad de encontrar alguna cosa que le guste y que sea de su talla. Es decir, a quien madruga Dios le ayuda. Pero ojo, esto no es siempre así, porque recordad que no por mucho madrugar amanece más temprano.¿Cuál de los 2 refranes se aplica con más frecuencia a vuestras vidas? Espero vuestros comentarios! 
2014-02-16T18:21:38+01:00
En un tranquilo y hermoso lugar, vivía Aurelia una perrita muy trabajadora y dos manzanas más allá, Alberto, un perro muy inteligente.
Los dueños de ambos llevaban a sus mascotas a entrenar para competiciones caninas. Aurelia y Alberto se llevaban muy bien, nunca se peleaban y eran muy buenos amigos.
Era una mañana de competición, Aurelia y su dueña estaban muy nerviosas e ilusionadas, ya que al igual que Alberto y su dueño llevaban meses preparándose para la competición
La perrita ya estaba lista y había llegado al recinto donde tendría lugar la competición.
Quedaban unos pocos minutos para que comenzara el evento y Alberto aún no había llegado, esta empezó a preocuparse por él.
Unos minutos más tarde cuando hubo terminado la competición y Aurelia quedó la primera, llegó Alberto apresurado, pero ya era demasiado tarde, se había quedado dormido.
Desmotivado regresó a casa con la perrita.

La moraleja de esta fábula es "A quien madruga dios le ayuda"