Respuestas

2014-02-12T23:00:42+01:00
Los francos cruzaron la frontera del imperio en el siglo IV, y tras su derrota se establecieron como federados en la zona de la actual Bélgica. Hasta el fin del Imperio, no ocasionaron mayores perturbaciones, actuando muchas veces como aliados de la autoridad romana. Por aquella época, el territorio franco estaba dividido entre varios reinos/tribus, sin constituir una unidad política. 
A finales del siglo V y principios del VI, uno de esos reyes, Clodoveo, consiguió eliminar a sus rivales y crear un único estado. Consiguió ocupar la mayor parte de la Galia, dominando a burgundios y alamanes, y expulsando a los visigodos, que tuvieron que establecerse en España y apenas retuvieron la zona de la actual Provenza. Sin embargo, el reino sufrió nuevas divisiones, ya que tanto Clodoveo como sus sucesores dividían sus estados entre sus hijos. Muchas veces, se enfrentaban entre si en guerras civiles. Cara al exterior, no consiguieron expulsar a los visigodos de la zona que ocupaban en la Galia y tuvieron enfrentamientos con tribus eslavas y germanas en el Este. 
Durante este periodo, se intentó mantener en funcionamiento la antigua administración romana. 
Los reyes de la dinastía merovingia fueron perdiendo su poder frente a los Mayordomos de Palacio, unos funcionarios que inicialmente tendrían un cargo similar al de primer ministro y que, aprovechando las minorías de edad y la debilidad de carácter de los reyes, consiguieron ejercer el poder real y convertir el cargo en hereditario. 
Finalmente, Pipino el Breve, padre de Carlomagno, consiguió deponer al último rey merovingio y establecer su propia dinastía real. Él y Carlomagno consiguieron expandir de nuevo el reino, ocupando partes de Alemania (Sajonia), de Italia (el reino lombardo), y de España tras la destrucción del reino visigodo ante los musulmanes. Reestructuraron la administración adaptándola a las circunstancias presentes, y en el año 800 el Papa proclamó emperador a Carlomagno. 
En ningún momento se abandonó la política de dividir el reino entre los descendientes de la dinastía. 
Finalmente, los nietos de Carlomagno hicieron el reparto final del imperio franco, separándose los francos orientales (núcleo de Alemania) de los occidentales (Francia). Pese a que el reino volvió a unirse transitoriamente con Carlos el Gordo, la división entre Francia y Alemania sería ya permanente.
2014-02-13T02:45:55+01:00
Los francos cruzaron la frontera del imperio en el siglo IV, y tras su derrota se establecieron como federados en la zona de la actual Bélgica. Hasta el fin del Imperio, no ocasionaron mayores perturbaciones, actuando muchas veces como aliados de la autoridad romana. Por aquella época, el territorio franco estaba dividido entre varios reinos/tribus, sin constituir una unidad política.
A finales del siglo V y principios del VI, uno de esos reyes, Clodoveo, consiguió eliminar a sus rivales y crear un único estado. Consiguió ocupar la mayor parte de la Galia, dominando a burgundios y alamanes, y expulsando a los visigodos, que tuvieron que establecerse en España y apenas retuvieron la zona de la actual Provenza. Sin embargo, el reino sufrió nuevas divisiones, ya que tanto Clodoveo como sus sucesores dividían sus estados entre sus hijos. Muchas veces, se enfrentaban entre si en guerras civiles. Cara al exterior, no consiguieron expulsar a los visigodos de la zona que ocupaban en la Galia y tuvieron enfrentamientos con tribus eslavas y germanas en el Este.
Durante este periodo, se intentó mantener en funcionamiento la antigua administración romana.
Los reyes de la dinastía merovingia fueron perdiendo su poder frente a los Mayordomos de Palacio, unos funcionarios que inicialmente tendrían un cargo similar al de primer ministro y que, aprovechando las minorías de edad y la debilidad de carácter de los reyes, consiguieron ejercer el poder real y convertir el cargo en hereditario.
Finalmente, Pipino el Breve, padre de Carlomagno, consiguió deponer al último rey merovingio y establecer su propia dinastía real. Él y Carlomagno consiguieron expandir de nuevo el reino, ocupando partes de Alemania (Sajonia), de Italia (el reino lombardo), y de España tras la destrucción del reino visigodo ante los musulmanes. Reestructuraron la administración adaptándola a las circunstancias presentes, y en el año 800 el Papa proclamó emperador a Carlomagno.
En ningún momento se abandonó la política de dividir el reino entre los descendientes de la dinastía.
Finalmente, los nietos de Carlomagno hicieron el reparto final del imperio franco, separándose los francos orientales (núcleo de Alemania) de los occidentales (Francia). Pese a que el reino volvió a unirse transitoriamente con Carlos el Gordo, la división entre Francia y Alemania sería ya permanente.