Porque en su obra ' La virgen y el toro' carlos fuenetes escribio

España, la
madre patria, es una proposición doblemente genitiva, madre y padre fundidos en uno solo,
dándonos su calor a veces opresivo, sofocantemente familiar, meciendo la cuna en la cual
descansan, como regalos de bautizo, las herencias del mundo mediterráneo, la lengua española, la
religión católica, la tradición política autoritaria —pero también las posibilidades de identificar una
tradición democrática que pueda ser genuinamente nuestra, y no un simple derivado de los modelos
franceses o angloamericanos.

1

Respuestas

2014-02-08T15:27:57+01:00
Iberos fue el nombre que los griegos dieron a los habitantes originarios de la Península Ibérica. Se trataba de diversos pueblos diferenciados. Evidencias arqueológicas, antropológicas y genéticas estiman que llegaron a la península en el periodo Neolítico (5000-3000 años a.C.). Hay corrientes que estiman que procedían de las regiones mediterráneas situadas más al este y otras que consideran que formaban parte de los habitantes originales de Europa occidental (Irlanda, Gran Bretaña y Francia), los creadores de la gran cultura megalítica sobre la que tantas muestras se conservan aún en España.

Uno de los principales testimonios del desarrollo cultural con personalidad propia de los iberos es su lengua, de la que se han encontrado numerosos textos en excavaciones. Se conocen tres tipos de escrituras paleo-hispánicas: la escritura del suroeste, la meridional y la ibérica levantina. Sólo la levantina se ha podido descifrar en parte por la existencia de monedas escritas en esta lengua y en latín. Pero en su mayoría, las lenguas iberas, al no estar emparentadas con otra lengua conocida, no se ha podido descifrar aún.

Algunas muestras de arte íbero son: La Bicha de Balazote  (Albacete) del siglo VI a. C., el Guerrero de Porcuna  (Jaén) del siglo V a. C., la Dama de Elche  (Alicante), datada entre los siglos V y IV a. C. y la Dama de Baza  (Granada) del siglo IV a. C.

De entre todos los iberos que habitaban la Península Ibérica, las fuentes históricas mencionan a los tartesios y a sus descendientes turdetanos y túrdulos como los más cultos de entre ellos. Efectivamente la civilización de Tartessos fue la primera que se conoce en la Europa Occidental. Esta civilización tendría ya otro nombre a la llegada de los romanos, llamándose entonces Turdetania a la región que habitaban.

Los celtas, tribus originarias de los Alpes que compartieron una cultura iniciada en la edad de hierro (1200 BC-400 AD) cruzarían los Pirineos en dos grandes migraciones: en el siglo IX y VII a. C., estableciéndose en su mayor parte al norte (GaliciaAsturiasCantabria, y norte de Castilla), donde se mezclaron con los iberos para conformar el grupo llamado celtíbero