Respuestas

2014-02-07T06:50:20+01:00
Primer cantar: Destierro del Cid 

El Cid Ruy Díaz era un fiel vasallo del rey Alfonso, iba a cobrar los tributos a los reyes de Córdoba y de Sevilla; entre los cuales había enfrentamientos. Cuando el Cid se encontraba en disposición de cobrar los tributos se entero que el rey de Granada venía con sus vasallos en contra del rey de Sevilla y le pidió que no lo hiciera, pero este no atendió a su petición y atacó. El Cid se puso de parte del rey de Sevilla y hubo un cruel enfrentamiento del cual salieron vencedores el Cid y el rey de Sevilla. Esta fue una de las causas que despertaron la envidia de la gente hacia Cid, de esta manera el rey Alfonso escucho lo que la gente envidiosa tenía que decir y como tenía viejas rencillas contra él decidió expulsarlo el reino. El Cid convocó a sus vasallos para pedir a los que quisieran que le acompañaran en su largo recorrido, Álvar Fáñez fue el primero en decir que no le fallarían y todos acataron lo que este decía. El Cid siente mucha pena porque ha perdido sus castillos, su dinero, sus pieles… De esta manera comienza el Cid su aventura. 

Entra el Cid a Burgos con setenta vasallos que le acompañan y cual es su sorpresa al comprobar que nadie lo hospeda, y todo por mandato del Rey. Acampan en el arenal pasando antes por la iglesia de Santa María para hacer una oración. El Cid no puede comprar en Burgos porque el Rey también lo ha prohibido. Martín Antolínez, amigo del Cid, va a llevarles víveres sin desobedecer al Rey, puesto que no le vende nada simplemente se lo da. Para ganar dinero y con ayuda de Martín construyen dos arcas de madera y las llenan de arena, con el fin de empeñárselas a alguien a un precio razonable diciendo que son los bienes del Cid pero que pesan mucho para llevarlas y que recibirán unos grandes intereses. Los elegidos para la trama son dos judíos, Raquel y Vidas, que aceptan el trato. Martín y ellos van a por las arcas y se vuelven a Burgos donde pagan a Martín lo debido para el Cid y le dan a él un dinero por haberles conseguido tan buen negocio. Hecho esto recogen el campamento y se dirigen a San Pedro de Cardeña para ver a la esposa del Cid y las hijas de este. 

Martín se queda en Burgos para despedirse de su esposa, y luego les dará alcance. Llegan a San Pedro de Cardeña y allí esta el abad don Sancho con la mujer del Cid y sus cinco damas rezando, al llamar el Cid a la puerta la alegría fue inmensa para todos.