Respuestas

2014-01-22T01:57:27+01:00
Desde principios de siglo numerosos comités de expertos de los organismos internacionales han propuesto definiciones que chocaban con la realidad farmacológica o dejaban al descubierto los interese y las contradicciones existentes en el control internacional. En realidad se trataba, se trata, de descubrir que características tenían en común una lista de sustancias ya prohibidas, reguladas o controladas por otras razones.Ni siquiera cuando se firma en Viena, en 1971, el Convenio sobre Sustancias Psicotrópicasaparece una definición. Serán drogas aquellas sustancias que estén “incluidas en la lista”. Era y es imposible una definición seria, en la que quepan los criterios y las razones-con frecuencia demasiado alteradas­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­- por los que se controlaban por aquel entonces 223sustancias y no se controlaban otras muchas. Es más, las Naciones Unidas en la última Convención Contra el Tráfico de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas y Actividades Conexas (Viena 1988), sigue definiéndolas como: “Sustancias, preparados y especialidades farmacéuticas incluidos en las listas” de las convenciones y convenios anteriores. Además, ante los nuevos productos que pueden aparecer, se incluirán como drogas a todos aquellos “cuyo consumo pueda producir efectos análogos a los de una de las sustancias antes indicadas” (en las listas).Con esos criterios, la definición es casi imposible. La cuestión de las drogas, incluidas sus definiciones, se ha construido y se sigue construyendo apoyándose en parámetros que poco o nada tienen que ver con la ciencia, ni si quiera con la farmacológica. Las hojas de coca y la cocaína se siguen clasificando como estupefacientes ( según el diccionario: “Dícese de las drogas o narcóticos que suspenden o debilitan la actividad cerebral”) cuando es de dominio público que producen los efectos contrarios.No se puede aceptar cualquier definición mas o menos objetiva de drogodependencia o toxicomanía porque el alcohol quedaría incluido. No es fiable una definición que incluya fármacos con una actividad psíquica pero son fabricados a millones por una industria muy potente. Los textos de los comités de expertos de los organismos internacionales están llenos de todas estas discusiones semánticas, que parecen objetivas. Manuales considerados básicos en el tema eluden la definición.