Respuestas

  • Haiku
  • Moderador Profesor
2014-01-19T01:46:45+01:00

Platón tiene una concepción dualista de la naturaleza humana: el alma y el cuerpo. Para Platón el alma es una entidad inmaterial que puede existir separada del cuerpo. El alma existe antes del nacimiento, es indestructible y existirá después de la muerte. Para Platón es el alma inmaterial y no los sentidos corporales la que alcanza el conocimiento de las ideas. Compara el alma con lo divino, lo racional, lo inmortal, lo indisoluble y lo inmutable. Para Platón la naturaleza humana se divide en 3 partes: “Razón”, “Ánimo” y “Apetito”. Estas 3 partes están presentes en cierto grado en cada persona. Dependiendo que elemento domine sobre el resto, hay 3 tipos de personas: unas cuyo principal deseo es el conocimiento, otras las ganancias y otras el éxito. Platón las describe como filosóficas, amantes de los honores y amantes del dinero. Para Platón la Razón es la que debe controlar el Ánimo y el Apetito. Aunque todas deben desempeñar su papel idealmente tendría que haber un acuerdo armonioso entre los tres aspectos de nuestra naturaleza, con la Razón dominando a los demás. Para Aristóteles el “alma” es el primer principio, la primera fuerza, al primera energía que da origen a la vida, a la sensación y a la intelección. Pero para Aristóteles el alma no es esa entidad inmortal de Platón, para Aristóteles el alma da origen a la vida y muere con ella. En el alma no hay nada que no haya sido percibido por los sentidos: “el alma es un tipo de armonía del cuerpo en funcionamiento” Al entender la existencia del alma como principio de vida, Aristóteles está obligado a reconocer la existencia del alma no sólo en el hombre, sino en todos los seres vivos. Puesto que el alma es principio de vida y existen distintos tipos de vitalidad, habrá distintos tipos de almas, o partes del alma, o funciones del alma. Por ello Aristóteles distingue 3 tipos de almas: la vegetativa, la sensitiva y la intelectiva. El alma vegetativa, presente en las plantas, los animales y los hombres, permite las actividades vitales más básicas como la reproducción, el crecimiento y la nutrición. El alma sensitiva se encuentra en los animales y los hombres, permite el conocimiento inferior o sensible (la percepción), el apetito inferior (los deseos y apetitos que tienen que ver con el cuerpo como el deseo sexual o las ganas de comer) y el movimiento local. El alma intelectiva es la parte más elevada del alma humana, no se encuentra ni en los vegetales ni en los animales y gracias a ella el hombre posee las actividades vitales propias de la voluntad o apetito superior y del intelecto o entendimiento. Creó su lógica para garantizar un acceso sólido del conocimiento a la realidad, insertando las ideas en el mundo real, tanto las cosas materiales que se ofrecen al conocimiento sensible, como ideas y conceptos. Desde entonces las ideas no flotan en el vacío ideal, como en Platón, sino que existen en las cosas mismas de la realidad.