Respuestas

2012-06-06T00:31:43+02:00

La característica fundamental del sistema parlamentario, afirma el autor, es que la soberanía se deposita en el Parlamento y, por tanto, no existe una separación rígida entre éste y el gobierno. El Ejecutivo, en cambio, se divide en un jefe de Estado y uno de gobierno. Espinoza describe el desarrollo histórico del parlamentarismo inglés y la forma en que se fueron conformando los mecanismos de equilibrio y control mutuo entre los distintos poderes, como la moción de censura, la cuestión de confianza y el "gabinete en la sombra". Más adelante, hace una rápida descripción comparativa con otros países en los que rige este sistema. Apunta, además, que básicamente "la integración del Parlamento define la estructura del sistema de partidos", si bien deben considerarse algunas variaciones que el sistema electoral puede introducir en cada caso.

Enseguida, estudia el sistema presidencialista y describe el caso estadounidense, del cual destaca como características fundamentales la separación en tres poderes: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Es distintivo de este sistema concentrar en una sola figura al jefe de Estado y al jefe de gobierno; sin embargo, destaca Espinoza, el control de cada uno de los poderes está dado por el propio diseño constitucional, más que por el uso de mecanismos de contrapesos, aunque éstos existan (por ejemplo, el veto y el juicio político). Es decir, en la legislación están determinadas las atribuciones de cada uno de los poderes. Con todo, en caso de controversias constitucionales o extralimitación de funciones, el Poder Judicial cuenta con un órgano, la Suprema Corte de Justicia, que funge como garante de la legalidad.

En su exposición sobre el sistema semipresidencial, el autor subraya que "la división de poderes conoce un grado mayor de complejidad que en los anteriores porque, en éste, el órgano Ejecutivo y el Legislativo están al mismo tiempo separados y unidos". Es decir, el jefe de Estado es electo popularmente y comparte el Poder Ejecutivo con un jefe de gobierno designado por la mayoría del Poder Legislativo. El autor hace un breve recuento de las circunstancias históricas del nacimiento de la Quinta República francesa, en su necesidad de superar la ingobernabilidad derivada de la "partidocracia", y de cómo, en ese proceso, se desembocó en un sistema de Ejecutivo dual que puede ser supervisado pero no obstruido en sus funciones por el Parlamento. En un rápido análisis comparativo, señala los elementos que comparte con el sistema parlamentario y con el sistema presidencial, y aquellos que le son propios y originales. Se detiene brevemente en la importancia que tienen los partidos políticos en este sistema y en la forma en que las circunstancias específicas los han convertido en actores políticos modernos y con una incidencia positiva en el "perfeccionamiento de las instituciones".