Respuestas

  • Usuario de Brainly
2014-01-14T14:45:02+01:00
A la hora de hacer un buen comentario de un escrito, no obstante, deben seguirse unas pautas generales. Así, tenemos que distinguir, en primer lugar, dos etapas: la preparación y la elaboración propiamente dicha.La primera de ellas consiste en leer el texto para comprenderlo en su totalidad. A su vez, podríamos subdividirla en tres partes: una lectura inicial y completa del escrito que nos permita comprender su sentido global; una segunda lectura más detallada, que debe hacerse subrayando las palabras más importantes y anotando aparte las ideas que exprese, y, una vez realizadas estas dos, una tercera que nos lleve a localizar su tesis o idea clave, en torno a la que gira el resto del escrito.

La segunda etapa se centra en la elaboración propiamente dicha del comentario del texto y, como la anterior, se subdivide envarias partes cuyo orden no es matemático pero podría quedar de la forma siguiente:
En primer lugar, contextualizaremos el texto dentro de la obra de su autor y de la época. No se trata de exponer rasgos biográficos de éste –salvo que sean precisos para comprender el escrito- sino de realizar una breve síntesis de su tiempo y de su obra, relacionando el texto con su pensamiento y con otras de sus creaciones.Seguidamente, se descompone el texto en sus distintas partes, señalando las ideas fundamentales y secundarias que aparecen en cada una. Pero siempre poniéndolas en relación con el pensamiento general del autor y, muy importante,utilizando nuestras propias palabras, nunca tomando frases literales del escrito. Igualmente, analizaremos las palabras más destacadas del mismo.Y, por último, debemos realizar un comentario crítico. Éste no consiste en expresar opiniones propias sobre el texto –nuestro tono debe ser impersonal- sino de comparar las ideas que el autor brinda con las de otros de su época y, sobre todo, de tratar de encontrar puntos débiles en las tesis que expone y proponer otras posibles soluciones.En cuanto a nuestro estilo, este debe ser sencillo pero nunca coloquial. Debemos utilizar un registro apropiado al ámbito académico en que nos encontramos. Por tanto, huiremos de frases hechas o poco formales.