Respuestas

2016-12-19T03:07:54+01:00

Esta es una respuesta certificada

×
Las respuestas certificadas contienen información fiable, avalada por un equipo de expertos cuidadosamente seleccionados. En Brainly hay millones de respuestas de alta calidad, que han sido moderadas por los miembros más destacados de nuestra comunidad. Pero las respuestas certificadas son las mejores de las mejores.

“Las cruces sobre el agua”

Autor: Joaquín Gallegos Lara

 

Es una novela cuyo escenario principal es la ciudad de Guayaquil a principios del siglo XX, así mismo, el protagonista es Alfredo Baldeón, hijo de un humilde panadero, quien desde joven muestra un carácter rebelde. Baldeón, con 15 años, participó en la Revolución Conchitas en Esmeraldas al lado de los sublevados hasta 1922 donde era una de los cabecillas de las huelgas de ciudad de origen. Su historia nos permite conocer a una serie de personajes que forman parte del crisol en el que, la sociedad ecuatoriana, vivía.

 

La primera parte de “Las cruces sobre el agua” parecen propios de una clásica novela de aprendizaje, pues tenemos a un personaje que se conoce desde la infancia cuya maduración se va viendo conforme se desarrolla la trama. Sin embargo, inesperadamente, se presenta otro personaje llamado Alfonso, quien es amigo de Alfredo Baldeón y hace que los roles se cambien, tornándose el protagonista a raíz de su aparición en un puñado de escenas. Su famila pasa una difícil situación, y vemos el progreso de su lucha así como también los amores que vive.


Nuevamente, Baldeón retoma el protagonismo y la novela se transforma en una obra coral, pues empiezan a salir personajes hasta debajo de las piedras, los cuales –en su mayoría– tienen una aparición esporádica y por ende apenas muestran rasgos de personalidad con los que podamos identificarlos e, incluso, en ocasiones hasta comparten nombres. Finalmente esta mezcla sin orden se empieza a estructurar y empieza a tener foco en los últimos capítulos, con la trama revolucionaria.


Esta novela resulta una novela fallida para algunos, porque efectivamente el ritmo y el desarrollo son torpes y generar un sentimiento de frustración en el lector, innecesario. Tal vez la idea de Gallegos Lara era pintar un fresco de las gentes de Guayaquil y pretender decir que hasta ahí habían llegado, pero la multitud de nombres sin rostro no ayuda a que el lector comprenda la magnitud del suceso, lo cual es contraproducente. La tragedia se vuelve farsa porque no llegamos a sentir cariño por ninguno de los personajes.


Entre los aspectos a rescatar sobre esta novela es el poseer una prosa brillante y se componen de descripciones más sensoriales que gráficas, además de que la reproducción de las maneras de hablar de cada uno de los personajes es muy acertada.