Probabilidad de que un paciente se recupere de una cierta enfermedad es de 0.4. Si se sabe que 15 personas han contraído la enfermedad ¿ Cual es la probabilidad de que... a) sobrevivan exactamente 5 b) al menos 10 sobrevivan c) sobrevivan entre 3 y 8 personas.

1

Respuestas

2012-06-01T02:00:28+02:00

Resando

Al tratar de "cáncer" debería propiamente hablarse de "cancerosis" porque aquí no se trata de una afección local, sino de un estado general de descomposición y degeneración orgánica por sangre gravemente maleada debido a crónicos desarreglos digestivos y deficiente actividad eliminadora de la piel del enfermo. Se explica así que sea hereditaria la predisposición al cáncer ya que los hijos heredan la calidad de la sangre de sus padres. También así se explica que los hijos cancerosos puedan librarse de su maligna herencia regenerando su propia sangre, mediante buenas digestiones y permanente actividad eliminadora de su piel.

Como afirma el Dr. William W. Sanford, el diagnóstico de cáncer, como causa de muerte, es generalmente falso. Se puede asegurar que todo enfermo muere de malas digestiones debido a fiebres destructivas de sus entrañas. El canceroso muere de malas digestiones y deficiente sistema de eliminación de su piel, riñones e intestinos. Todo esto como resultado crónico de desequilibrio térmico de su cuerpo por calentura o fiebre gastrointestinal. Si el enfermo normaliza su digestión, se salva. Esto solo será posible combatiendo su fiebre interna y afiebrando su piel. La muerte del canceroso no es producida por el tumor sino cuando este impide las funciones de nutrición o eliminación de su organismo.

El tumor no es la "enfermedad", o sea el enemigo de la salud que debemos de extirpar con la cirugía o destruir con los Rayos X. En todo caso, él constituye defensa orgánica, revelando que la naturaleza deposita localmente materias extrañas intentando aislarlo, siempre derivadas de herencia, de graves y crónicos desarreglos digestivos y deficiente sistema de eliminación de la piel del enfermo. Con esta defensa, el organismo evita que materias mortíferas circulen libremente por el cuerpo, destruyendo su vitalidad debido a su acción corrosiva en órganos nobles como el sistema nervioso, corazón, pulmones, hígado, riñones y cerebro.

Los tumores son benignos o malignos según sea el estado de defensa orgánica del sujeto. Cuando funcionan bien el aparato digestivo y la piel del enfermo, no puede presentarse la forma maligna se sus tumores o abscesos, porque su fuerza vital mantenida por la normalidad funcional de su organismo, producirá la supuración con abundante expulsión de pus o los reabs