Respuestas

2013-12-01T07:46:11+01:00
Juan tiene once años y vive en un asilo de huérfanos, hasta
que Pablo e Inés Ribbek, un matrimonio con el que el joven se
siente a gusto, lo adoptan.
En la casa nueva, Juan tendrá que enfrentarse con los temores
propios de la adaptación a la vida familiar. Por ejemplo, tendrá
miedo de que los Ribbek quieran devolverlo al orfanato.
¿Por qué? Para Juan, motivos hay de sobra: ha roto un plato, es
asmático, cree que no hace las cosas bien… Pero probablemente
su principal preocupación sea no poder reemplazar adecuadamente
a Joaquín, el único hijo –ya fallecido– de Pablo e Inés,
quien ahora tendría exactamente la edad del protagonista.
De pronto, Juan descubre algo que la pareja ignora: Joaquín
vive todavía en la casa, prisionero en “la habitación adoptiva”. ¿O
acaso son los temores de Juan los que crean un Joaquín (un otro,
un doble) que no le permite reconocer a la nueva familia como
propia? Como sea, Juan aceptará el desafío de aprender a volar,
descifrar oráculos y atravesar los laberínticos pasillos de un palacio
gótico, para derrotar al extraño ser Sinnombre que no deja marchar
a Joaquín al más allá y que le impide a Juan ser un Ribbek.