Respuestas

2013-11-24T17:01:48+01:00
 La cantidad de glóbulos rojos es diferente en función de que se trate de un hombre o de una mujer, de esta forma un hombre tendría del orden de los 5 millones de células por milímetro cúbico y una mujer la cifra oscila en los 4,5 millones
 L
a vida media de un glóbulo rojo es de unos 120 días. 
La función de los glóbulos rojos (eritrocitos) es el transporte de oxígeno de los pulmones a cada una de las células del organismo.
A la médula ósea se le ha llamado "la fábrica de la sangre" porque es ahí donde se forman los glóbulos rojos y las plaquetas; pero no toda ella tiene esa capacidad: en los adultos está restringida a la médula roja que se encuentra en la región esponjosa de los huesos largos, como el fémur, y de los planos, como los del cráneo, las vértebras, las costillas y el esternón.
La médula ósea.
Normalmente los valores son entre 5000 y 10000 leucocitos o glóbulos blancos por mm3 de sangre.
 Su tiempo de vida varía desde algunas horas, meses y hasta años.
Los glóbulos blancos tienen muy diversas funciones de inmunidad, desde formación de anticuerpos, ataque bacteriano por fagocitosis, y liberación de células llamadas NKC (natural killer cells) que impiden el desarrollo de células pre-cancerosas que todos formamos diariamente, pero que gracias a las NKC son eliminadas.
el origen de los leucocitos es distinto para los polinucleares, los linfocitos y los monocitos. Los polinucleares (nombre impropio, pero consagrado por el uso) o granulocitos derivan de una célula de la médula ósea, el mieloblasto, que al madurar se convierte sucesivamente en promielocito, mielocito, metamielocito y, finalmente, en polinuclear granuloso; a partir de la fase de promielocito, esta célula se subdivide en tres series, según la colorabilidad de sus granulaciones protoplasmáticas: neutrófilas, eosinófilas y basófilas; habrá, pues: promielocitos, mielocitos, metamielocitos y polinucleares, neutrófilos, eosinófilos y basófilos; de estos elementos, en la sangre normal sólo se encuentran los de la última fase, los maduros, es decir, los polinucleares; los otros, los inmaduros, desde el mieloblasto al metamielocito, se encuentran normalmente en la médula ósea, y, sólo en estados patológicos, en la sangre.