Respuestas

2012-05-27T15:15:03+02:00

Roma
Las ciudades romanas eran el centro de la cultura, la política y la economía. Era un imperio fundamentalmente urbano. Las ciudades estaban comunicadas por amplias calzadas, siempre se creaban partiendo siempre de una estructura básica de red ortogonal con dos calles principales (el cardo y el decumano) y las dos se cruzaban en el centro económico y social (Foro) cerca del cual se erigían templos, monumentos y edificios públicos.
Este ejemplo de orden, nunca se aplicó en Roma, ciudad que surgió mucho antes que el imperio y que ya tenía una estructura un tanto desordenada. La capital construía hacia lo alto, el escaso espacio propició la especulación inmobiliaria y muchas veces se construyó mal y deprisa siendo frecuentes derrumbes por mala calidad. La capital se incendió en el año 64 d.C. durante el mandato de Nerón.
La reconstrucción de los diferentes barrios se realizó conforme a un plan maestro diseñado a base de calles rectas y anchas. Donde fuera preciso se construían teatros, termas (calentadores o sistema de calefacción), anfiteatros y circos. También muchas ciudades gozaban de bibliotecas y centros de estudio. Atenas era conocida como la cuna de la filosofía y el pensamiento racional.
Para traer agua desde todos los rincones se construían acueductos, por eso construían fuentes por todas partes, porque la presión era mucha.
Las típicas casas eran las insulae (isla). Eran de adobe y tenían normalmente 3 o 4 pisos, aunque había más grandes. La gente rica y de dinero, patricios de buena familia o ricos comerciantes plebeyos se alojaban en casas de un solo piso con patio interior (impluvium) recubierto de mosaicos llamadas (domus).
En honor a las victorias se construían columnas, arcos de triunfo, estatuas ecuestres y placas conmemorativas, que hacían siempre referencia al emperador y sus victorias. Todo se hacía en pos de la pax romana.

¡La mejor respuesta!
2012-05-27T17:53:03+02:00

Roma
Las ciudades romanas eran el centro de la cultura, la política y la economía. Era un imperio fundamentalmente urbano. Las ciudades estaban comunicadas por amplias calzadas, siempre se creaban partiendo siempre de una estructura básica de red ortogonal con dos calles principales (el cardo y el decumano) y las dos se cruzaban en el centro económico y social (Foro) cerca del cual se erigían templos, monumentos y edificios públicos. 
Este ejemplo de orden, nunca se aplicó en Roma, ciudad que surgió mucho antes que el imperio y que ya tenía una estructura un tanto desordenada. La capital construía hacia lo alto, el escaso espacio propició la especulación inmobiliaria y muchas veces se construyó mal y deprisa siendo frecuentes derrumbes por mala calidad. La capital se incendió en el año 64 d.C. durante el mandato de Nerón. 
La reconstrucción de los diferentes barrios se realizó conforme a un plan maestro diseñado a base de calles rectas y anchas. Donde fuera preciso se construían teatros, termas (calentadores o sistema de calefacción), anfiteatros y circos. También muchas ciudades gozaban de bibliotecas y centros de estudio. Atenas era conocida como la cuna de la filosofía y el pensamiento racional.
Para traer agua desde todos los rincones se construían acueductos, por eso construían fuentes por todas partes, porque la presión era mucha. 
Las típicas casas eran las insulae (isla). Eran de adobe y tenían normalmente 3 o 4 pisos, aunque había más grandes. La gente rica y de dinero, patricios de buena familia o ricos comerciantes plebeyos se alojaban en casas de un solo piso con patio interior (impluvium) recubierto de mosaicos llamadas (domus).
En honor a las victorias se construían columnas, arcos de triunfo, estatuas ecuestres y placas conmemorativas, que hacían siempre referencia al emperador y sus victorias