Respuestas

2013-11-14T23:44:00+01:00
Aristóteles describe filosóficamente lo que la gente experimenta físicamente, por lo que resulta muy convincente y comprensible. Él concibe el movimiento como un principio natural y por ende necesario; todos los seres por el mero hecho de existir poseen movimiento. Este movimiento es perceptible por los sentidos, el movimiento afecta a todas las cosas, ¿por qué no están quietas las cosas? A esta pregunta Aristóteles responde con un concepto un tanto axiomático, puesto que todo se mueve, es obvio que todo posee en sí una energía que le confiere este movimiento, el movimiento se convierte así en un elemento más, constituyente de los seres junto al fuego, el aire, la tierra y el agua.El movimiento queda ligado, pues, a la concepción filosófica que del mundo posee Aristóteles; está imbricado en la teoría del cambio que se produce en la materia potencia al actualizarse en acto, es decir, los seres sufren cambios al pasar de un estado a otro, de la semilla al árbol, y al proceso de cambio, la actualización, se la considera movimiento. Así pues, para Aristóteles los tipos de cambio que sufren los seres, los sustanciales y los accidentales, están ligados al movimiento, que es considerado como un principio natural que poseen todos los seres, por ser seres.Aristóteles define al movimiento como actualidad de lo potencial en cuanto a tal; mientras que Galileo lo concibe, no como un principio natural, sino como un sistema mecánico, que es medible. Un objeto que se desplaza desde un punto a otro, adquiere en tiempos iguales, iguales incrementos de velocidad. El movimiento pasa de ser un principio natural a ser un concepto físico, que puede ser teorizado y refrendado por medio de la experimentación. Galileo abandona el lenguaje cualitativo de Aristóteles para pasar a un lenguaje cuantitativo, que desde entonces define a nuestro mundo.Con Galileo la verdad deja de ser algo natural para ser algo experimentable, el hombre no funda la verdad, sino que la descubre. Galileo tiene que proporcionar la verdad a los sentidos, abandona los conceptos aristotélicos que se basaban en nociones, evidencias de los sentidos, y para hallar la verdad se basa en pruebas, en la experimentación; pues es de esta última de donde se obtiene la verdad, que ya no es de Galileo ni de hombre alguno, sino que se es una realidad descubierta e inapelable, la ley física actúa independientemente del hombre.