Respuestas

2012-05-26T20:29:38+02:00

origen de la violencia y las formas de lucha se reduce a estas afirmaciones de Marx y Engels hechas en el Manifiesto Comunista: “La historia de todas las sociedades que han existido hasta nuestros días, es la historia de las luchas de clases. Hombres libres y esclavos, patricios y plebeyos, señores y siervos de la gleba, maestros y oficiales; en una palabra, opresores y oprimidos, se enfrentaron siempre; mantuvieron una lucha constante, velada unas veces, y otras franca y abierta; lucha que terminó siempre con la transformación revolucionaria de toda la sociedad o el hundimiento de las clases beligerantes”. Y en otra parte Marx diría que “la violencia revolucionaria es la partera de la historia”.

 

En el siglo XX, la lucha guerrillera fue encontrando con mayor frecuencia nuevos exponentes: Lawrence de Arabia en la Guerra de los Catorce; los maquis durante la resistencia francesa en la II Guerra Mundial; Tito y sus partisanos contra las fuerzas alemanas de ocupación en los Balcanes, igual que en el resto de Europa; Los guerrilleros de la Unión Soviética quienes mantuvieron en jaque a las fuerzas alemanas durante todo el tiempo de la ocupación, especialmente en Ucrania. Otros ejemplos como Mao en China, Grivas en Chipre; el FLN argelino; el Che Guevara y Fidel Castro en la Sierra Maestra; Ho Chi Minh y Vo Nguyen Giap en Vietnam, y en este último tiempo, los guerrilleros palestinos y árabes que han actuado contra las fuerzas israelitas y norteamericanas. En todas estas experiencias, los pequeños destacamentos de guerrilleros, amparados por las montañas o los cascos urbanos, con sus ataques relámpagos y sus bombas de fabricación casera, han sido un elemento clave en las difíciles condiciones de la ocupación extranjera.

2012-05-26T20:34:31+02:00

Para analizar la lucha de clases, y su desarrollo como impulsor de los sucesos históricos mundiales, necesitamos saber cómo surgió la división de clases, y cómo el proceso de la conquista de América, por parte de los europeos, aceleró el derrumbamiento del orden feudal en el mundo.

"Desde el descubrimiento de América que lanzó a los conquistadores europeos a través de los mares a ocupar y explotar las tierras y los habitantes de otros continentes (como el africano), el afán de riqueza fue el móvil fundamental de su conducta. El propio descubrimiento de América se realizó en búsqueda de rutas más cortas hacia el oriente cuyas mercaderas eran altamente pagadas en Europa..."

(1) Nace entonces una nueva clase social, los productores y comerciantes de productos manufacturados. Surgen por no poder satisfacer la creciente demanda de los nuevos mercados. Esto aceleró el proceso revolucionario de descomposición de la sociedad feudal en las postrimerías de la edad media.

La sed de oro y el afán de ganancia fue el impulso del nacimiento de esta nueva clase. Con el desarrollo de la industria manufacturera y el comercio en pleno crecimiento, fue creciendo su influencia social.

Las nuevas fuerzas de producción que se desarrollaban, ya no aguantaba con el viejo sistema feudal de servidumbre, sus leyes, instituciones, su filosofía, su moral, su ideología política, etc. "Nuevas ideas filosóficas y políticas, nuevos conceptos del derecho y del estado, fueron proclamados por los representantes intelectuales de la burguesía. Poco a poco se hicieron conciencia en los medios explotados; eran entonces ideas revolucionarias frente a las ideas caducas de la sociedad feudal..."

(2) Los campesinos, artesanos y los obreros de las industrias manufactureras, liderizados por la burguesía hecharon a la basura el orden feudal, su filosofía, sus intereses, sus instituciones, sus leyes y los privilegios de la clase dominante, es decir, "la nobleza hereditaria". Entonces la burguesía consideraba justa y necesaria la revolución, no pensaba que el orden feudal podía y debía ser eterno como piensa ahora de su orden social capitalista.

Invitaban a los campesinos, artesanos y obreros, a luchar contra las relaciones gremiales, y reclamaban el poder político; por supuesto las monarquías, el clero y la nobleza, defendían tenazmente sus intereses de clase y proclamaban el derecho divino de la corona y la intangibilidad del orden social.