Respuestas

  • Usuario de Brainly
2012-05-24T23:19:00+02:00

La ecología humana hace referencia a la relación de los seres humanos con su medio ambiente. Usa la sociología, antropología, psicología, demografía y biogeografía.

Los seres humanos, como seres vivos que somos, formamos parte de un ecosistema con un hábitat complejo y nichos ecológicos aún más complejos.

Surgen también, necesidades y problemas más complejos. Las formas de migración, las formas de vida y nuestras interrrelaciones biológicas (relaciones inter e intraespecíficas) son parte de este ecosistema humano.

Espero haberte ayudado en algo.

saludos,

jvilchez

2012-05-24T23:33:05+02:00

Algo nos separa de los ecosistemas naturales, pero ¿qué es? Algunas de las características más notables se centran en las capacidades de nuestra especie que la diferencian de otras, entre ellas la única que posee la capacidad de procesar la información. Además, existen diversas manifestaciones de las habilidades cognitivas y conductuales humanas que condicionan esta diferencia y que nos llevaron al punto en que estamos hoy.

Los denominados «Ecosistemas humanos» de acuerdo a la tendencia científica actual, son aquellos dominados mayoritariamente por nuestra especie y en los que por lo tanto constituye un agente central.

Podría pensarse en este caso que todo el planeta es un ecosistema humano, ya que todos ellos han sido influenciados por los humanos. Sin embargo, aunque las fronteras sean en algunas oportunidades difusas, existen diferencias entre la conceptualización de estos (ecosistemas urbanos y agroecosistemas) y los no-humanos. Obviamente, existen propiedades que se encuentran en ambos. Aunque estas no sonsiempre únicas, son lo suficientemente diferentes como para separarlos.

La influencia sobre los ecosistemas no-humanos también amerita una atención especial, y deben considerarse en el desarrollo de una ecología realmente integrada.

Un caso de límites difusos podría ser el de uno de los que se originaron con el desarrollo de nuestra especie: los agroecosistemas. Es cierto, que estos dan la apariencia de encontrarse cerca de un estado natural, pero, en su mayor parte, están bastante alejados. Ello está condicionado por la forma en que desarrollamos nuestros cultivos: su baja diversidad (monocultivos generalmente), la escasez de hojarasca, una elevada exportación de materia orgánica y nutrientes, junto a la entrada de fertilizantes y plaguicidas y el abundante riego, hacen a estas zonas sensibles a la erosión y la lixiviación. Gran parte de nuestros ecosistemas agrícolas y de las especies que en ellos se cultivan no sobrevivirían sin el hombre, debido a la selección que, sobre ellos, se ha ido ejerciendo.

La humanidad ha creado con su nacimiento y desarrollo otro nuevo tipo de sistema: el ecosistema urbano. La insostenibilidad de nuestra conducta actual es fácil de determinar si se analizan las entradas y salidas. Una ciudad promedio provoca un gasto masivo de agua, alimentos, electricidad, y combustibles, la mayoría de los cuales son producidos, y por ende explotados, a partir de lugares a grandes distancias de la ciudad en sí misma. Esto conlleva a un consumo intensivo de recursos tanto renovables como no renovables y a la generación de cantidades enormes de residuos que no se reciclan. Por demás, incluimos en el intercambio natural gases tóxicos producto de la combustión, contaminantes líquidos, desechos sólidos y demás. Si bien, todo esto no puede ser completamente evitado puede disminuirse pues, el saldo de lo que la ciudad consume y desecha es en gran medida el resultado de los consumos individuales de cada uno de sus habitantes. De nuevo, no se trata de regresar a la comunidad primitiva, como me dirían algunos, o de negar el desarrollo alcanzado sino, precisamente, de utilizarlo.

Uno de los más grandes exponentes de utilización inteligente de la tecnología se encuentra en Japón, precisamente en la actualidad uno de los países con mayor desarrollo urbano. Las soluciones que allí se han ido tomando con respecto al problema del agua, la energía, el transporte, la contaminación, entre otros, son ejemplares demostraciones de uso de tecnología de última línea.

Sin embargo, muchas de estas soluciones también toman la forma del ingenio popular o son manifestaciones de la utilización del conocimiento tradicional. Entre estos dos últimos, sólo por mencionar algunos, se encuentran sistemas de fácil construcción doméstica que permiten la recogida y uso del agua de lluvia, el reciclaje del agua de una zona de la casa a otras, la cocción a base de energía solar, o el uso del viento para la obtención de energía, entre otros.

De esta forma el listado de invenciones populares aplicadas a nivel regional puede continuar casi hasta el infinito, sin embargo, es suficiente con mencionar unos cuantos ejemplos para que se comience a comprender que en nosotros no se encuentra sólo el problema, sino también la solución