Respuestas

2012-05-23T00:16:27+02:00

El ex embajador de Venezuela ante la OPEP, Elie Habalian, analiza hoy la situación del mercado petrolero internacional y cómo ha sido el comportamiento de la OPEP ante la crisis energética mundial, y plantea los desafí­os a los que se enfrenta dicho organismo.

Este es el texto de su columna completa:

Durante los últimos dieciocho meses ha quedado en evidencia que la complejidad a nivel global de los problemas energéticos, financieros, económicos y sociales sobrepasa la capacidad de la mayorí­a de los lí­deres polí­ticos, corporativos, intelectuales y gremiales. Para no mencionar a otro, basta con observar al presidente George W. Bush para advertir la ausencia del liderazgo de la Casa Blanca en hacerle frente a los desafí­os de una colosal crisis sólo superada hasta ahora en su tamaño y sus implicaciones por la Gran Depresión de 1929.

La OPEP no parece escapar a ese fenómeno. A pesar de la vasta experiencia acumulada desde su fundación en 1960 la Organización no ha sido capaz de interpretar en toda su dimensión el proceso de cambios trascendentales que han tenido lugar hacia esferas mucho más complejas, no sólo en el mercado energético global sino también en la economí­a mundial.

La incorporación vigorosa al libre mercado de China e India fue produciendo a partir de principios de esta década una dinámica no habitual con impactos en la demanda del crudo y otros recursos energéticos, así­ como de los productos primarios.

Como resultado de esta inusual situación los precios del petróleo fueron subiendo sostenidamente a partir del 2003 hasta llegar a la franja de los setenta dólares en sólo cuatro años.

La lógica del mercado suponí­a la utilización de una parte importante de los excedentes económicos petroleros en oportunas y suficientes inversiones energéticas particularmente en petróleo, con la finalidad de mantener el equilibrio entre la oferta y la demanda y así­ garantizar la estabilidad del mercado.

Sin embargo, ello no fue así­. En su lugar, se dio una coyuntura en la cual confluyeron los intereses de la mayorí­a de los paí­ses productores-exportadores de petróleo OPEP y no-OPEP, las grandes compañí­as petroleras transnacionales, los bancos de inversión de las principales bolsas del mundo y los especuladores, entre otros, con la finalidad de acumular la mayor cantidad posible de ganancias sin importarles el inclemente impacto de esa dinámica perversa en los pobres del mundo.

Ante la inacción de la OPEP frente a esa “locura” petrolera desatada a partir del último trimestre del 2007 con todos los riesgos que significaba para la estabilidad no sólo económica sino también polí­tica del mundo, Arabia Saudita, al margen de la OPEP, reunió en Jedda el 22 de junio del 2008 a los principales actores involucrados en la cuestión energética con la finalidad de devolver el mercado petrolero a la racionalidad.

En efecto, esa reunión marcó un punto de inflexión en materia de precios del crudo, los cuales han venido bajando desde entonces sin encontrar todaví­a un piso debido no sólo a la recesión en Estados Unidos, la Eurozona y Japón sino también a la pronunciada desaceleración de las economí­as emergentes, particularmente China e India.

En la actualidad la OPEP se encuentra frente a la necesidad, primero de detener la estrepitosa caí­da de los precios para luego recuperarlos a niveles justos o razonables, estables y previsibles, tal y como lo desea la inmensa mayorí­a de los paí­ses productores y consumidores. En esta tarea, importantes desafí­os convierten ese deseo en un cometido difí­cil de alcanzar.

Entre otros, la OPEP tiene por delante los siguientes desafí­os a superar. Primero: ¿Cómo recuperar tanto terreno cedido al mercado durante los últimos seis años? Segundo: ¿Cómo lograr en medio de tanta incertidumbre el consenso necesario para los recortes de producción? Tercero: ¿Cómo garantizar la transparencia en el cumplimiento de los recortes por parte de los paí­ses miembros? Cuarto: ¿Cómo hacer para que los paí­ses productores-exportadores no-OPEP como Rusia, Noruega, México, Omán y Azerbaijan, entre otros, contribuyan a los recortes de la Organización?

Sin embargo, el principal desafí­o de la OPEP sigue siendo el cumplimiento con su misión que reclama la contribución al equilibrio del mercado petrolero y por ende a la estabilidad de la economí­a mundial.

En ese orden de ideas, China e india, entre otros paí­ses emergentes, en su vigorosa incorporación al desarrollo económico para tratar de sustraer a sus pueblos de la pobreza, perciben que la OPEP, entre otros factores energéticos, obstaculiza sus planes económicos y sociales cuando, en lugar de cumplir con su misión, permite por acción o por omisión de sus paí­ses miembros, situaciones como la presentada entre mediados del 2007 y mediados del 2008.

En la justificación de la formación de la renta los paí­ses productores-exportadores de petróleo han esgrimido siempre el desarrollo económico de sus pueblos como el destino de dicha renta, frente al bienestar de los pueblos de los paí­ses consumidores desarrollados. Ahora en el caso de China e India, los fundamentos éticos de la maximización de la renta parecen perder legitimidad ya que la mayorí­a de los 1300 millones de chinos viven todaví­a en la escasez y la pobreza, mientras que la mayorí­a de los 1000 millones de habitantes de la India todaví­a viven en la miseria. Se trata de más del 35% de la población mundial que cuestionarí­a la vigencia de la argumentación de la maximización de la renta.