Respuestas

  • Usuario de Brainly
2013-10-21T01:51:49+02:00
La Ley del Karma es también conocida como la Ley del Equilibrio.
Durante el proceso de vivir, evolucionar, experimentar y aprender, nuestras acciones afectan a los demás, ya sea en forma dañina o benéfica, y por tanto se incurre en numerosas y a veces complejas deudas en nuestra propia Hoja de Balance evolutiva.La Ley del Karma requiere que los efectos de nuestras acciones sobre los otros, incluyendo todas las formas de vida, los reinos animal, vegetal y mineral, deban estar siempre equilibrados. Cuando dañamos a los demás, incurrimos en una deuda con nosotros mismos al igual que con estos. Cuando otros nos dañan, ellos incurren en una deuda con ellos mismos al igual que con nosotros.Deudas por el bien o el mal, hechas por nosotros o por otros, deben quedar equilibradas por ambas partes. De igual manera, cuando te haces daño, quizá por el uso indebido de tu cuerpo físico, creas un desequilibrio, una deuda contigo mismo que debe ser reparada por tu comprensión y rechazo a tales acciones. Todo, al final, debe estar en equilibrio.Por medio de esta Ley de Equilibrio, o de Causa y Efecto, experimentamos y aprendemos de los resultados de nuestras acciones elegidas y de las de otros.De acciones equivocadas tomadas en circunstancias específicas, le siguen efectos equivocados; debemos entonces revisar y recrear esas circunstancias una y otra vez hasta que, habiendo aprendido de todos los efectos desagradables por haber tomado el sendero equivocado, escojamos el sendero correcto.Esta es la Ley del Karma. Se presentarán pruebas instigadas por nuestro Yo Superior Espiritual y serán repetidas hasta que sean “aprobadas” por nuestro propio reconocimiento, aceptación y asimilación de la lección que debe ser aprendida.Los retos serán planeados por nosotros y repetidos hasta que sean conquistados. Este proceso puede ocurrir como una lección corta que dure un momento o un día; o puede tomar toda una vida, o varias vidas, incluso varias encarnaciones. Pero nosotros, y solamente nosotros, requerimos que nuestras lecciones sean, en última instancia, aprendidas completamente.De igual manera, nuestras ‘buenas’ acciones, acciones que muestran respeto por otras formas de vida, esos ‘actos de bondad al azar’ que benefician a otros, ponen en acción una reacción en cadena positiva.La Ley del Karma trabaja ‘automáticamente’. De forma magnética atraemos hacia nosotros las ‘malas’ experiencias cuando tenemos necesidad de aprender de ellas. De igual forma, cuando no necesitamos aprender una lección en particular, no seremos tocados por ningún peligro ni ningún mal. Resonamos magnéticamente hacia las experiencias buenas y malas, acercándolas a nosotros cuando tenemos necesitad de aprender de ellas.“¡No veáis el karma solamente como una columna del Debe o Haber en el Libro Divino de Contabilidad en el que se ha registrado lo que debéis a otro por el mal que le habéis hecho! No funciona de esa manera. Se trata más bien de un proceso de enseñanza en el que aprendéis a través de lo que habéis hecho. Sois vosotros los que habéis creado esas ondas en la charca de la vida y ellas os afectarán a su vez.