Respuestas

2013-10-09T23:35:53+02:00
Hace ya dos siglos y medio que el médico y naturalista sueco llamado Carlos Linneo se propuso clasificar todas las plantas conocidas y, en su catálogo, fijó la manera que desde entonces sigue la ciencia para ponerle nombre a los seres vivos. A cada ser vivo se le asigna un nombre formado por dos palabras en latín (o griego latinizado); la primera nos dice a qué género pertenece y la segunda distingue su especie. Se acostumbra añadir el apellido de la persona que clasificó la especie y, a veces, el año en que lo hizo.