Respuestas

2013-09-26T16:47:30+02:00
Para comentar este aspecto comenzamos en la Venecia del siglo XIII, en donde se inició el recorrido de la ruta de la seda y las especias. 
Marco Polo viajó al puerto de Acre, y siguió a la ciudad de Bagdad, llamada antiguamente ‘la puerta de la ruta de la seda’. Paseando por sus mercados conoció montañas de pimienta, jengibre, menta, cardamomo, perejil, comino, azafrán, clavo y anís. 
Luego partió al Estrecho de Ormuz, pasando por los pueblos kurdos e Irán, en donde recorrió ciudades como Bandar Abbas, el antiguo reino persa de Kerman, el actual Afganistán y Talikan, famosa por sus sandías, que Marco Polo describió: “Aquí se encuentran las mejores sandías del mundo; para conservarlas, las pelan, las cortan en rodajas y las ponen al sol a secar, son más dulces que la miel”. Fue así como llegó a Faizabad. 
En su mercado logró percibir el olor del pan local, una mezcla de harina de trigo, la mejor sal que se produce en la región y agua, dando como resultado tortas planas que se pegaban a las paredes calientes de los hornos de leña. 
La ruta continuó por el corredor de Vaján, ‘el techo del mundo’, rodeado de montañas de 5.000 metros de altura, adentrándose a la ciudad oasis de Kashgar en China. Hasta hoy los fideos fabricados en esta localidad se siguen considerando los mejores del país. 
Las tiao zi o ‘cintas tirantes’ son elaboradas a mano y prevalecen gracias a su excelente calidad. Entre tanto, el plato típico de la ciudad es una sopa con espaguetis, verduras hervidas, especias y cordero salteado que se sirve en el mercado. 
En las plazas de Kashgar conoció de cerca los tallarines, en donde aún hoy fornidos hombres golpean la masa de pasta contra una mesa hasta dejarla traslúcida y flexible; luego forman una trenza, y de nuevo la estrellan contra la superficie.