Respuestas

2012-05-10T03:44:17+02:00

ARISTÓTELES
1. La cuestión moral: virtud y felicidad.
Aristóteles basa su ética en que el fin de todos los seres humanos es la felicidad. Pero siempre en base a una
concepción teleológica., analizando la especie humana mediante una visión analítica, y desde una postura
mecanicista.
Para concretar en que consiste la felicidad distinguió dos actitudes:
Dejar que cada uno determine por sí y a su arbitrario que puede hacerle feliz, dicha actitud renunciaría a la
teoría moral (al desentenderse de la cuestión).
·
Se adopta una actitud teórica, y la pregunta solo puede ser respondida analizando la naturaleza humana. Así
pues la felicidad consiste en el ejercicio de la actividad propia de cada ser, en esta teoría vemos una clara
continuación de la concepción teleológica de la naturaleza.
·
Dicho esto destacamos que para el hombre la actividad más propia y natural es la actividad racional y por
tanto, la forma más perfecta de felicidad para el hombre ha de ser la actividad contemplativa, fácticamente
irrealizable para la inmensa mayoría de los hombres, así pues el ser humano ha de contentarse con una
felicidad limitada (felicidad absoluta solo propia de Dios). Pero para alcanzar esta forma humana de felicidad
se exige la posesión de ciertos bienes corporales (salud, etc.) y (medios económicos); y además muy
especialmente la posesión de las virtudes morales.
· Las virtudes.
Las virtudes intelectuales (dianoética). Son excelencias, hacen que nuestro conocimiento sea excelente.
Entre este tipo de virtudes Aristóteles una de enorme importancia para la vida práctica: la prudencia (platón
como la virtud propia de la razón, la parte superior del alma) la cual determina atinadamente qué es lo
correcto y adecuado en el ámbito práctico de la conducta, para acostumbrarnos a razonar se procede a un
estudio matemático.
·
Las virtudes morales. Perfeccionan el carácter, el modo de ser y de comportarse. Hacen que nuestro
carácter sea excelente. Estas virtudes o excelencias morales son disposiciones estables (hábito de elegir),
que nos facilitan en cada caso lo más correcto y conveniente ( vemos aquí una clara postura en la que
Aristóteles se acerca al relativismo), y esto consiste siempre en un término medio entre acciones o actitudes
extremas, que debe ser racionalmente establecido (cabe resaltar la conexión con la virtud dianoética, al no
aceptarse la imposición universal de contextos morales). La prudencia, la sabiduría práctica son las que
determinan donde se halla el término medio.
·
Las distintas virtudes constituyen un término medio razonable entre dos posiciones extremas, así pues la
moderación constituye el término medio entre el desenfreno y un rigor excesivamente represivo o insensible
al placer.
Aristóteles se desmarca de Platón y Sócrates al negar que la felicidad depende de la virtud, pero admitiendo
que al tener un mayor grado de conocimiento la elección sería más correcta.
· La justicia.
Con respecto a la justicia encontramos en Aristóteles una noción semejante a Platón, la justicia no es una
virtud particular, sino la virtud integral del hombre que posee todas la virtudes. Esta justicia denominada por
Aristóteles justicia legal consiste en el cumplimiento de las leyes, pues estas determinan los modos virtuoso
de comportarse.
1