Respuestas

2013-08-31T20:52:42+02:00
I.PROBLEMAS DEL TÉRMINO COLONIALa palabra griega exacta para designar a una colonia es apoikia, que, formada por el prefijo ððð y la palabra ððððð, quiere decir “casa lejos” literalmente. El rasgo esencial de la apoikiaes su condición de polis, como su metrópolis, es decir, un estado desarrollado en todos sus elementos esenciales que representan la forma de vida griega, trasplantada a regiones no griegas.Lógicamente, la creación de la apoikia conllevaba un traslado de la población desde lametrópolis hasta el lugar elegido pero no es una migración total, sino parcial, que no abandona su punto de partida. La colonización no significa migración sino más bien expansión, que en conjunto no mudaba las primitivas posiciones y que sólo se enriquecía con otras nuevas. También se diferencian en que la migración es propia de un estado primitivo que no tiene un modo de vida ni una identidad diferenciada, mientras que la otra presupone una experiencia de civilización superior. Asimismo la colonización puede ser repetida, y de esta forma fue entre los griegos.Además de apoikia existen otros términos para designar a las colonias, pero tienen un contenido semántico distinto. El primero de ellos es klerukía, procedente de la palabra ðððρðs, tierras del cultivo, que hace referencia a una clase especial de colonias de Atenas, desarrollada en la época clásica, cuyos objetivos eran diferentes a los de una apoikia. Debido a eso, su estado jurídico y el de sus habitantes es distinto al de las otras apoikias, pues dependían de la metrópolis teniendo que ajustarse a sus normas. La otra palabra es emporion que se refiere al intercambio comercial, como es el caso de Naúcratis o Al-Mina, cuyas características difieres de los dos términos comentados antes. Una buena traducción al inglés sería port of trade, más o menos puerto de mercancías.II. ANTECEDENTES Y CAUSASLOS SIGLOS XI Y X: LA PRIMERA COLONIZACIÓNHacia el año 1000 se efectuó una oleada de asentamientos del pueblo griego, aunque no fue planificada para servir de refuerzo de los núcleos de población ya existentes. De hecho, fue bien distinta a la colonización de la posterior época arcaica pues se trataba de grupos independientes de emigrantes jonios conducidos por aristócratas, a los que luego se recordaría como fundadores de las nuevas ciudades. En el caso de Atenas: la dirección corrió a cargo de la propia familia real ateniense. Del mismo modo, focidios, eubeos y beocios participaron de esta migración.El desarrollo de las ciudades del oeste de la península griega patente en las regiones de la Argólida, el Ática y Tesalia es una de las consecuencias que arrastra este acontecimiento ya que, a través del Egeo, entraron en contacto con regiones más avanzadas de Asia menor. La población del interior se desvió hacia las zonas costeras para establecerse y lograr mejoras económicas. Posteriormente, los lazos con las localidades del otro lado del mar y el acelerado proceso de desarrollo y prosperidad de las ciudades hicieron que las comunidades griegas más activas volvieran los ojos hacia el Egeo y hacia sus regiones interiores, de manera que se convirtió en el centro de la civilización griega.Sin embargo, el descuido de las vías terrestres del interior y de las marítimas como el Golfo de Corinto no podía durar demasiado tiempo, de forma que el modelo cívico griego se rompió. Por ello, Tesalia entra en una era de atraso y oscuridad, Corinto desvía su atención al Mediterráneo occidental, Esparta comienza a tener importancia y surgen los santuarios panhelénicos de regiones marginales como la Fócide y la Élide.CAUSAS DEL MOVIMIENTO COLONIZADORLa dinámica política seguida por las poleis griegas a comienzo de la época contenía el descontento que generaría una profunda crisis social, fundamentada en el desigual reparto de la riqueza, es decir, la concentración de la mayoría de las tierras en manos de unos pocos, mientras que la mayor parte de la población apenas subsistía con pequeños lotes.Además, hay que añadir que sucedieron otros hechos que empeoraron la situación. Primero, la culminación del crecimiento demográfico que se venía dando desde la Edad Oscura por todo el territorio heleno; en segundo lugar, la escasez de tierras cultivables por causa de las difíciles condiciones orográficas y el acaparamiento de las más fructíferas y de mayor extensión por unas pocas familias y, por último, el cese de la distribución de las tierras de propiedad comunal.Ante esta situación, los propios griegos proponían soluciones tales como la reducción del número de hijos, que heredaban a partes iguales las propiedades paternas. Pero esto implicaba que los futuros hijos se encontrarían con unos campos de trabajo tan reducidos y tan improductivos que no podrían subsistir.Cualquier adversidad como una mala cosecha o una sequía provocaba estragos entre los campesinos. Su única salida era pedir préstamos a familias ricas, pero esto no solucionaba el problema. Como era imposible devolver el préstamo por lo mismo que se había producido la escasez, el campesino y su familia caían en poder del acreedor en calidad de esclavos.Poco a poco, el proceso se agravó, y llegó a tales límites que en las ciudades se asistió a un cambio de sistema político.